Público
Público

La cámara de Meirelles ilumina la "ceguera" de Saramago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cineasta brasileño Fernando Meirelles asume la difícil tarea de poner imágenes a la ceguera en su última película, algo que ya hizo con palabras el escritor portugués José Saramago en la obra en la que está basada "A ciegas".

La cinta, versión muy fiel del "Ensayo sobre la ceguera" del Premio Nobel de Literatura, ofrece una visión apocalíptica de una sociedad que se derrumba cuando una plaga de ceguera afecta a la población.

El espectador puede ver, al igual que la protagonista, Julianne Moore, la degradación que sufre el ser humano ante una situación límite. Ante la dificultad para retratar la ceguera, Meirelles se vale de fundidos a blanco e imágenes fuera de foco que dan una visión un tanto onírica.

"Siempre, para establecer relaciones emocionales, el 90 por ciento está en la mirada (..) pero los personajes en esta película no se miran", dijo Meirelles el martes en la presentación de la película en España, último país de la promoción.

"La imagen no es siempre fiable en esta película, es como un sueño", añadió, sentado junto a Saramago en la Casa de América de Madrid.

El realizador de "El jardinero fiel", con la que Rachel Weisz ganó un Oscar, quiso adquirir los derechos de la obra poco después de su publicación en 1997, pero Saramago se negó.

Tras años rechazando vender esos derechos a otros productores por el miedo "a la fábrica de sueños de Hollywood", el escritor portugués dio finalmente el sí al productor Niv Fichman y al guionista Don McKellar, que contactaron con Meirelles para dirigir un proyecto de tres países (Brasil-Canadá-Japón).

El Premio Nobel, descontento con el título "A ciegas" con el que la película se distribuirá en España puesto que "la expresión 'a ciegas' no significa estar ciego", se mostró satisfecho de la "excepcional" adaptación que ha hecho el realizador de una novela que "nació para ser adaptada al cine".

Para el director de "Ciudad de Dios", el trabajo, para el que Saramago le dio plena libertad, entrañaba la dificultad de adaptar una novela de gran éxito.

"He aprendido que es más fácil adaptar un libro malo que a nadie gusta, que adaptar un libro de esta envergadura", añadió Meirelles, de 53 años.

encarnado por Gael García-Bernal - supone el colapso de la convivencia.

Al igual que la novela, "A ciegas" ofrece una visión pesimista del ser humano, con la que ambos, director y autor, coinciden, aunque para el primero el final de la historia tiene algo de "redención".

"Yo no digo que algunas cosas no mejoren, pero en un mundo como éste, que sólo nos da imágenes terribles, no hay ninguna razón, ni actual ni histórica, para ser optimista", concluyó Saramago, de 87 años.