Público
Público

Camerún y Egipto, el actual campeón, se disputarán el título

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Camerún, que derrotó a Ghana por 0-1, y Egipto, que goleó a Costa de Marfil (4-1), disputarán la final de la vigésima cuarta edición de la Copa de África de Naciones, el próximo domingo, en Accra (18.00 gmt).

Al partido decisivo llegan los dos conjuntos más potentes, que pasaron por encima de los pronósticos, porque Camerún debía superar lo que consideraba una encerrona, por el ambiente creado a favor del país anfitrión y la hierba excesivamente alta del terreno de juego, y Egipto, el favoritismo de la selección marfileña, comandada por Didier Drogba, la estrella del Chelsea.

Llegado el momento de la verdad, Camerún fue más práctico y ganó gracias al gol de un protagonista inesperado, el delantero del Alain Nkong, un trotamundos que pasó por Las Palmas y el Nacional de Montevideo y ahora juega en el Atlante mexicano.

Nkong, que llevaba ocho años sin jugar con Camerún, entró en el campo en el minuto 62, en lugar de Joseph Desiree-Job, y nueve minutos después fabricó con Eto'o la jugada decisiva del partido, un contragolpe que culminó con un disparo cruzado que superó a Richard Kingston.

"A veces se gana y, a veces, se pierde. Tenemos el mejor banquillo del torneo. No hay diferencias entre los jugadores", afirmó el alemán Otto Pfister, actual seleccionador de Camerún y que ganó la Copa de África con Ghana, en 1992.

En la segunda semifinal, la selección egipcia se mostró más efectiva que Costa de Marfil, se impuso por 4-1 a los "elefantes" y demostró que es la actual campeona por algo.

Ante un equipo repleto de jugadores que son titulares en conjuntos europeos, los "faraones" aprovecharon sus ocasiones para tumbar al conjunto que lidera Didier Drogba, que después de perder el trofeo de mejor jugador africano, por no ir a recogerlo, también se queda sin la posibilidad de proclamarse campeón del continente.

Los "faraones" tuvieron el encuentro siempre de cara, pero también demostraron una apreciable técnica ante la fortaleza física del equipo marfileño, que cayó por su lamentable defensa.

Egipto se adelantó en el minuto 12, cuando un jugador marfileño desvió contra su meta un disparo de Ahmed Fathy y, con el marcador a favor, se afanó en anular a Drogba.

Costa de Marfil, además, tuvo que sustituir a su meta titular, el portero del Lokeren Boubacar Barry, lesionado en el minuto 37.

Tras el descanso, los marfileños cercaron el área egipcia, pero chocaron con la buena actuación de Essam El Hadari y con la calidad de Amr Hassan Zaki para asegurar su pase a la final.

Un remate de cabeza del goleador del Zamalek, tras un saque de esquina en el que Kolo Touré descuidó su marca, amplió la ventaja egipcia (m.62) y, pese a que Costa de Marfil respondió acto seguido con un gran disparo del centrocampista del Lyon Abdelkader Keita, un nuevo error del defensa del Arsenal, propició el tercer tanto egipcio.