Público
Público

Carlinhos Brown bromea con la posibilidad de ser ministro de Exteriores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El músico brasileño Carlinhos Brown, que mañana actuará en la Exposición Universal de Shanghái 2010 para celebrar el Día de Brasil en el evento, bromeó hoy durante un encuentro con la prensa en la ciudad china con la posibilidad de llegar a ser un buen ministro de Exteriores.

Un periodista preguntó a Brown si le gustaría hacer como el músico y activista político Gilberto Gil, que fue ministro de Cultura de Brasil entre 2003 y 2008, y ocupar, por ejemplo, la cartera de Deportes, dada su experiencia con la forma física que exigen sus bailes sobre el escenario.

"¿Yo?", se sorprendió el artista, "yo no tengo talento para la política, para hacer mensajes, sí", respondió. Y después de pensarlo un momento, bromeó: "...tal vez ministro de Relaciones Exteriores".

Entre las risas de los asistentes, aclaró que no quiere dedicarse a la política, y alabó a continuación al actual canciller brasileño, Celso Amorim.

"Celso es lo máximo", aseguró. "Nosotros ya tenemos uno de los mejores ministros que Brasil ha tenido en mucho tiempo, y ese sí tiene talento".

El músico y activista social de Salvador de Bahía actuará mañana en una sala cubierta con butacas, dentro del Centro de la Expo, junto con la cantante Mart'nália, de Río de Janeiro, una de las nuevas voces de la samba brasileña e hija de una de las leyendas de esta música, Martinho da Vila.

"Queremos llevarles a todos a un viaje de música brasileña" en la Expo, dijo Brown, "tanto Mart'nália como yo traemos un poquito de la fuerza que tiene nuestra cultura", con música "muy bailable, muy alegre", que hará que "aunque sea en un teatro, lo vayan a gozar, no va a ser algo que les vaya a dejar parados".

Ambos artistas dijeron estar "muy contentos" de actuar por primera vez juntos y además en China, donde casi nadie les conoce todavía y la mayoría de los chinos no relacionan Brasil más que con el fútbol, los carnavales y la samba.

Brown recordó además la enorme influencia que la música de ambos países ha tenido en el mundo, y tras señalar que la oriental y la del noreste brasileño comparten las mismas escalas melódicas, recordó cómo le marcó en su juventud ver cine chino de artes marciales, sobre todo una cinta sobre los monjes del templo Shaolin.

"China no es un lugar distante en el corazón de los brasileños", aseguró, y dijo de los chinos que comprenden muy bien la cultura mundial.

Y explicó que, antes de llegar al país, imaginaba a sus habitantes como "una gran tribu como de indios brasileños", cuyos aciertos le estaban llevando a un gran desarrollo económico y a conseguir que su pueblo esté hoy "tan orgulloso de lo que es".

El Día de Brasil en la Expo incluirá, además de las actuaciones de ambos artistas, espectáculos de "capoeira", bailes y percusiones, y precede a los días de honor de São Paulo (el viernes 4) y Porto Alegre (sábado 5) en la Zona de Mejores Prácticas Urbanas de la Expo, dedicada a las ciudades.