Público
Público

Carlos Saura dice que el error más grande del cine español fue introducir el doblaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director de cine Carlos Saura (Huesca, 1932) ha defendido hoy en León que se elimine el doblaje de las películas extranjeras en España, al considerar que introducir ese sistema fue el mayor "error" que cometió el cine español.

Saura, una de las figuras más relevantes del cine español, dijo en una entrevista a EFE que, en España, cuando se ve una película extranjera, sobretodo americana, la gente piensa que es española, debido al doblaje, y esto ha hecho daño, ya que al comparar el cine español, que se suele hacer con poco dinero, con el de EEUU, la diferencia es "abismal".

Ha defendido que se siga el ejemplo de Francia, en el sentido de que sólo en unas pocas salas se pasen películas dobladas, mientras que en el resto se haga con subtítulos; "además la gente aprendería idiomas".

Después de medio siglo desde que dirigió su primer largometraje, "Golfos", Saura se ha referido al cine español, del que siempre se dice que "es un desastre, que no hay productores, ni distribuidores y que son las películas muy malas; cuando luego resulta que es mentira".

"Todos los años hay una serie de películas estupendas y otras malas; igual que en el resto del mundo", ha defendido.

También ha aludido a la evolución tecnológica en el cine, donde "ahora se graba con cámaras digitales y existe el DVD de alta definición", y ha afirmado que "esto va a transformar la forma de ver el cine, pero el cine va a quedar siempre como está".

Por mucho que avance la tecnologías, se seguirán escribiendo novelas y se seguirán pintando cuadros.

Desde el franquismo hasta ahora, el cambio más grande que ha habido en el cine es el de la libertad, ya que "con (Francisco) Franco era angustioso, no se podía hacer nada".

Ya antes de la muerte del dictador, existía una "cierta libertad, se habían dado cuenta de que no se podía tener un país atado" y, por lo tanto, el fallecimiento de Franco "vino a rubricar algo que ya existía".

Pero es que "hubo una época en la que no se podía hacer nada; te desechaban guiones a la mínima".

Carlos Saura confía en que pronto se estrene en España una de sus últimas películas, "Io, Don Giovanni", una coproducción de España e Italia en clave lírico-teatral, que aún no ha salido en España por un "follón económico" que ha tenido la productora, en el que Saura no ha querido entrar.

Además, ha afirmado que ahora está enfrascado en el montaje en Madrid de su última película "Flamenco, Flamenco", un musical rodado en Sevilla, que desconoce cuando se estrenará.

Preguntado por si están en auge los musicales, ha dicho que en su caso sí, ya que se lo ofrecen "cada vez más".

Desde 1959, ha creado cuarenta películas, algo que considera un "milagro".

Ha confesado que su cine se vende menor fuera de España y se ha remontado a sus inicios cuando en 1960 presento Los Golfos, su primer largometraje, en el Festival de Cannes y tuvo muy buena acogida.

Carlos Saura ha inaugurado hoy en León la exposición "Otras miradas", que recoge la amplia producción gráfica realizada por el cineasta a lo largo de su vida, desde fotografías a bocetos, dibujos y acuarelas, junto a su colección de cámaras fotográficas.

Ha reconocido que siempre le ha gustado "ir por el camino más fácil" y, a excepción de su faceta como cineasta, de lo demás se considera un "aficionado".

La exposición estará en León hasta el 24 de enero y, posteriormente, se trasladará a Madrid, Coruña, Zaragoza y Gijón.