Público
Público

CCOO anuncia la convocatoria de una huelga general

Lo anuncia CCOO tras analizar el documento de la reforma del mercado de trabajo que aprobará el Ejecutivo. La fecha se conocerá mañana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Faltaba la confirmación y ya ha llegado. El responsable de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, anunció hoy que habrá huelga general para protestar por la reforma laboral que aprobará el Gobierno el 16 de junio y dijo que la fecha de esta convocatoria y la estrategia de movilización se conocerán mañana.

Así lo aseguró a los medios de comunicación tras la reunión de la Comisión Confederal de CCOO que hoy analizó el documento de 41 páginas de la reforma del mercado de trabajo que aprobará el Ejecutivo tras reunirse con los grupos parlamentarios.

Lezcano adelantó que este martes se sabrá la fecha y el 'recorrido' que llevarán a cabo de forma unitaria UGT y CCOO para prepararla. Está previsto que los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, comparezcan mañana martes a las 17.00 horas ante los medios de comunicación para ofrecer detalles de este paro general.

Más cauto se mostró el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, quien aseguró que se está 'cerca' de la huelga general en tanto que la reforma laboral planteada del Gobierno es 'lesiva' para los trabajadores e incluso podría ser 'inconstitucional'.

Lo que está claro es que UGT y CC.OO quieren asegurarse el éxito de una eventual convocatoria. 'Nuestro compromiso es que (la huelga general) sea masiva y para eso hay que trabajar en los centros de trabajo', apuntó Ferrer antes de precisar: 'Vamos a hacer un proceso ascendente de movilización, de vinculación con los trabajadores'. 'También estamos observando que lo que se pretende es que el sindicalismo tenga un fracaso para abrir otras vías de imposición de reforma hacia la negociación colectiva y las pensiones', apostiló.

Según aseguró Lezcano, los sindicatos tiene el 'objetivo preciso' de convocar esta huelga general para 'no dar pie a intenciones interesadas', ya que -en su opinión- las dos confederaciones se han dado cuenta de que existen intereses para 'cuestionar el papel de los sindicatos'.

Existen intereses para 'cuestionar el papel de los sindicatos', aseguran los sindicatos

Asimismo, preguntado por las declaraciones del portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Durán Lleida, quien  reveló que el Gobierno ha presionado en privado a CiU para que plantee un endurecimiento de la reforma laboral, dijo que 'es conocido que este partido se caracteriza por representar determinados intereses empresariales'.

Añadió que la reforma laboral del Gobierno 'ya tiene el rechazo sindical, sin necesidad de endurecer más la propuesta' y que lo 'sensato' sería 'quitar leña al fuego'.

En declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Efe, Duran ha denunciado que el Gobierno, para no quedar mal con los sindicatos, no se atreve a plantear directamente determinadas medidas, pero 'por detrás' invita a CiU a 'apretar' para que se incluyan en la reforma.

Más tarde, el propio Josep Antoni Duran Lleida advertía al Gobierno español de que no piensa compartir el 'coste político' que pueda derivarse de una reforma laboral que incorpore medidas impopulares.

En el extremo opuesto, el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, se manifestó favorable a la huelga general y dijo que ésta 'se hace para ganarla' y para eso los sindicatos han de hacer una 'fuerte campaña de pedagogía', con el fin de informar a los ciudadanos de los perjuicios que le acarreará la reforma laboral que decretará el Gobierno esta semana.

El propio Gobierno, a través del Secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, defendió que la reforma del mercado de trabajo 'es urgente', por lo que no entiende 'que los sindicatos se resistan a algo que es necesidad para la economía'. 'No entiendo la convocatoria de huelga general', dijo el secretario de Estado, quien, no obstante, añadió que 'forma parte del juego normal'.

También se opone el PP. Su secretaria general, María Dolores de Cospedal, afirmó que 'el PP no cree que una huelga general sea lo más adecuado para este país en estos momentos'. 'Las huelgas generales no solucionan las crisis y no vamos a apoyar esa huelga general', apostilló.

El 14 de diciembre de 1988 se desarrolló una huelga general en España convocada por los sindicatos CC.OO. y UGT. En esta ocasión, el detonante fue también la reforma laboral, que en opinión de los sindicatos beneficiaba a la patronal, abaratando el despido e introduciendo los contratos temporales para los jóvenes. La cita que movilizó a una gran mayoría de los trabajadores fue vista como una respuesta el descontento generalizado provocado por la política económica del gobierno socialista de Felipe González.

El resultado fue la retirada de la reforma laboral prevista por el Gobierno, algo que no perjudicó electoralmente al PSOE, al conseguir, al año siguiente nuevamente la mayoría absoluta.

El 20 de junio de 2002 se llevó a cabo en España una nueva movilización general como rechazo de los trabajadores a las intenciones del Gobierno de Aznar, dirigidas a la supresión de algunos derechos laborales y el recorte de las prestaciones por desempleo. Los sindicatos exigían en sus reivindicaciones mayor estabilidad en el empleo y se mostraban indignados por las declaraciones del presidente Aznar que culpaba a las personas en paro de su situación. Los lemas en aquella cita se centraron en la mejora de la protección por desempleo, en el empleo de calidad, en el respeto a los funcionarios, en una enseñanza de calidad para todos y en un modelo social que conjugue crecimiento y cohesión social.

Esta huelga general pasó factura al Partido Popular que perdió las elecciones en 2004.

- 20 de junio de 1985: Contra la reforma de las pensiones.
- 28 de mayo de 1992 (12 horas): Contra la reforma del subsidio de desempleo.
- 27 de enero de 1994: Contra la reforma laboral.
- 10 de abril de 2003 (2 horas): Contra la participación de España en la Guerra de Irak y sus efectos socioeconómicos.