Público
Público

La CE busca una solución para Grecia que no sea percibida como reestructuración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La zona euro estudia una reorganización de la deuda griega que sea voluntaria para los acreedores privados, de manera que no sea percibida por los actores del mercado como una reestructuración de facto, según explicó hoy un portavoz de la Comisión Europea (CE).

"Estamos examinando vías en las que los tenedores privados de bonos acordarían mantener su exposición, de manera voluntaria", explicó el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios del Ejecutivo comunitario, Amadeu Altafaj.

Altafaj reconoció que se trata de un "difícil ejercicio" pues, "dependiendo de la opción que se elija", "los participantes del mercado podrían consideran que se trata, en cierta manera, de una reestructuración de facto". La Comisión quiere "evitar desde el principio" esa posibilidad, explicó.

La CE lleva semanas hablando de "una reestructuración suave", destinada a esquivar el desprestigio y las consecuencias que supondría una reestructruración al uso para Grecia, y que consistiría en lograr que los bancos se comprometan a suscribir deuda nueva a medida que caduca la que tienen en cartera.

Alemania ha apostado por una opción más dura, al defender una prórroga de siete años en los vencimientos de los bonos griegos, opción vista con reticencia por el Banco Central Europeo, uno de los principales acreedores de Grecia.

Según dijo Altafaj hoy, se trata de un "debate en marcha", por lo que todavía no hay ninguna "conclusión, ni tan siquiera un principio de acuerdo".

En todo caso, Altafaj aseguró que el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, está muy implicado en las discusiones que están discurriendo actualmente entre los participantes del eurogrupo, "para construir puentes" entre ellos.

Paralelamente, la zona euro discute también la posibilidad de otorgar un segundo paquete de ayuda a Grecia, más allá de los 110.000 millones de euros que le fueron concedidos en mayo de 2010 y que podrían ascender a 90.000 millones de euros para cubrir las necesidades de financiación hasta 2014.

Rehn ha explicado hoy que aún es "demasiado pronto" para hablar de cifras concretas y ha declinado confirmar las informaciones que aseguran que la UE y el Fondo Monetario Internacional aportarían un tercio de los 90.000 millones, mientras que el resto procedería del programa de privatizaciones griego y de la participación del sector privado.

La "fecha clave" para abordar el problema griego será el 20 de junio próximo cuando los ministros de Finanzas de la zona euro se reunirán en Luxemburgo, aunque el asunto podría colarse en la discusión en una cena de trabajo previa que mantendrán el martes en Bruselas.

En todo caso, Altafaj ha insistido hoy en que la cena informal del martes tiene por objeto discutir la reforma de la disciplina fiscal de la zona euro que está siendo actualmente debatida con el Parlamento Europeo, con el objetivo de lograr su aprobación antes del verano.

"Este paquete legislativo es una piedra angular de la respuesta a la crisis" y "requiere una reunión centrada" en las discusiones para lograr su aprobación a tiempo, aseguró el portavoz.