Público
Público

Cerebro de personas deprimidas maneja de modo distinto el dolor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Will Dunham

Un grupo de científicos hallóindicios en los cerebros de las personas con depresión queayudarían a explicar por qué tantos pacientes deprimidostambién sufren dolor crónico, según un estudio realizado enEstados Unidos.

Imágenes cerebrales mostraron que las personas condepresión tenían más actividad en regiones del cerebrorelacionadas con las emociones cuando anticipaban oexperimentaban dolor, revelaron los expertos.

El equipo de Irina Strigo, de la University of Californiaen San Diego, le informó a los voluntarios ocho segundos antesque iban a experimentar una sensación dolorosa, que consistíaen el contacto en el brazo con un dispositivo losuficientemente caliente como para causar dolor breve, pero nolesión.

El equipo evaluó a 15 personas de unos 25 añosdiagnosticadas con depresión pero que no estaban tomandomedicación para tratar la condición. Las imágenes porresonancia magnética de sus cerebros fueron comparadas con lasque 15 sujetos similares pero sin depresión.

Si bien anticipaban el dolor, las personas con depresiónregistraban más actividad en el circuito cerebral involucradoen el procesamiento de emociones, incluidas las estructurasllamadas amígdala e ínsula, comparado con las personas sindepresión.

Durante los cinco segundos que su brazo era tocado con eldispositivo caliente, sus cerebros continuaron mostrando unamayor activación en las zonas emocionales.

Pero al mismo tiempo, las redes cerebrales normalmenteinvolucradas en el alivio del dolor estaban menos activas enlas personas deprimidas que en el resto de los participantes.

Más de tres cuartos de las personas deprimidas padecendolor crónico o recurrente, mientras que entre el 30 y el 60por ciento de los pacientes con dolor crónico informan síntomasde depresión, escribió el equipo en Archives of GeneralPsychiatry.

"Si una persona tiene dolor crónico junto con depresión, setrata de una condición muy debilitante. Esta enfermedad es muydifícil de tratar, la discapacidad es mucho mayor y el costodel tratamiento, muy elevado", dijo Strigo.

La experta manifestó que los resultados del estudioapuntarían a nuevas formas de ayudar a los pacientes, ya seacon terapias conductuales o quizá con medicamentos.