Publicado: 11.09.2008 10:38 |Actualizado: 11.09.2008 10:38

El CGPJ pone a un juez de paz la misma multa que a Tirado

Fue sancionado en la misma reunión por fallo de comunicación entre juzgados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El del juez Rafael Tirado no fue el único expediente que tuvo ayer el Consejo General del Poder Judicial sobre la mesa. La Comisión Disciplinaria sancionó a otro juez en la misma reunión y con la misma multa pero por motivos radicalmente distintos.

Joan Ripoll, juez de paz de Osor, un pequeño pueblo de Girona, fue multado por tres faltas de 500 euros cada una por incumplimientos reiterados ante los requerimientos del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, según informaron fuentes del Consejo a este periódico. En total, 1.500 euros por fallos de comunicación entre juzgados, la misma cantidad que tendrá que pagar el juez Tirado –si así lo confirma el Pleno del CGPJ– por dejar sin ejecutar la sentencia que él mismo dictó contra Santiago del Valle y que permitió que estuviera en la calle cuando se cometió el crimen de la pequeña Mari Luz.

Contra la sanción impuesta al juez de paz de Catalunya, a diferencia del caso del titular del juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, no se emitió ningún voto particular: la decisión fue adoptada por cinco votos a favor.

La pregunta es: ¿merece la misma sanción el descuido de un juez de paz –que para ejercer su función solamente tiene que ser español, mayor de edad y no tener causa de incapacidad o de incompatibilidad para desempeñar funciones judiciales– que un error de un magistrado de lo penal que condujo a una desgracia evitable por no terminar de concluir su trabajo –la función del juez es juzgar y ejecutar lo juzgado–? La respuesta, a tenor de las sanciones impuestas, la dio ayer el propio órgano de los jueces en su última decisión antes de su tardía renovación.

“¿Cómo es posible que un pobre juez de un pueblo pague lo mismo [que Tirado] por errores de dimensiones tan distintas?”, se preguntan fuentes judiciales. Un juez de paz de un pueblo de 1.600 habitantes cobra en torno a los 300 euros cada cuatro meses. El sueldo de un juez de lo penal como Tirado oscila entre los 2.400 y 3.600 euros.

Más sanciones

Contrasta igualmente con la multa impuesta a Rafael Tirado otra sanción acordada, también ayer, por la Comisión Disciplinaria sobre otro magistrado. El órgano de los jueces multó con 5.000 euros al titular del juzgado de lo Social número 3 de Toledo por abuso de autoridad y desconsideración con los funcionarios. Impuso, además, otra sanción de 2.500 euros a este mismo juez por haber multado injustificadamente al secretario judicial. En total, 7.250 euros, según informa la agencia Efe.

La Comisión Disciplinaria tomó esta decisión por unanimidad y de acuerdo con la propuesta del instructor del expediente que le fue abierto al juez por el órgano de gobierno de los jueces, según fuentes del Consejo. Este magistrado, según publicó ayer el diario La Razón, acostumbraba a orinar en los lavabos del despacho con la puerta abierta mientras dictaba resoluciones y pronunciaba frases como “la ley soy yo”.