Publicado: 26.12.2013 09:21 |Actualizado: 26.12.2013 09:21

China rinde homenaje a Mao en el 120 aniversario de su nacimiento

El presidente, el primer ministro y los máximos dirigentes del Partido Comunista Chino participan en los actos, pero las actividades a nivel nacional se han reducido este año. China y Corea del Sur, muy críticos con una visita del pri

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente chino, Xi Jinping, el primer ministro Li Keqiang y otros máximos líderes del régimen comunista han visitado este jueves el Mausoleo de Mao Zedong, en el centro de la Plaza de Tiananmen, en Pekín, para rendir tributo al histórico mandatario en el 120 aniversario de su nacimiento, que se conmemora con multitud de actos en todo el país, y que tiene lugar simultáneamente a la implementación de un programa de reformas económicas por parte del presidente Xi Jinping.

Mao se ha convertido en un importante símbolo para los integrantes del Partido Comunista de China (PCCh), muchos de los cuales consideran que el Gobierno está yendo muy lejos con su reforma para acercar al país a la economía de mercado. Así, argumentan que estas nuevas medidas están incrementando las desigualdades económicas en el país y que están detrás del incremento de la corrupción entre los cargos locales y provinciales del país, incrementando las críticas al modelo.

El Gobierno anunció el mes pasado un nuevo paquete de medidas sociales y económicas, el de mayor impacto en las últimas tres décadas, flexibilizando la política del hijo único y liberalizando aún más los mercados nacionales. Pese a ello, Xi se ha dado hasta 2020 para lograr resultados "decisivos".

Pese a que varios miembros del núcleo del PCCh acudirán a los eventos que se celebrarán en el país para conmemorar la fecha, las actividades a nivel nacional se han reducido, según dos fuentes con lazos con el Gobierno citadas por la agencia de noticias Reuters.

Las celebraciones tienen lugar coincidiendo con la llamada a consultas del embajador japonés en China,  que ha expresado su "fuerte rechazo" a la visita del primer ministro nipón, Shinzo Abe, al santuario bélico de Yasukuni, en el que se encuentran los restos mortales de combatientes japoneses. El ministro de asuntos exteriores chino ha asegurado que la visita del 'premier' nipón lleva a Japón en una dirección "extremadamente peligrosa".y que también ha sido condenada por Corea del Sur, que asegura "tendrá un impacto muy grande a nivel diplomático".

Xi y el resto de la cúpula comunista efectuaron tres reverencias, una tradicional muestra de respeto en la cultura china, ante el cuerpo embalsamado del Gran Timonel, que descansa en el Mausoleo construido en 1977, un año después del fallecimiento del fundador de la República Popular.

El aniversario se celebra también con decenas de exposiciones, simposios y actos conmemorativos en toda la geografía nacional, especialmente en Shaoshan, el lugar de nacimiento de Mao en la provincia central de Hunan, donde han gastado más de 300 millones de dólares en los preparativos para la efeméride.

El presidente Xi había advertido a pesar de todo de que las celebraciones serían "solemnes, simples y pragmáticas"

Sin embargo, el presidente Xi advirtió este año, durante una visita a Hunan, que las celebraciones serían "solemnes, simples y pragmáticas", y de hecho algunos de los actos más importantes, como una gala en honor a Mao que se iba a celebrar en el Gran Palacio del Pueblo (sede del Legislativo), han sido cancelados.

Ello muestra, según algunos observadores, la contradictoria relación que el régimen comunista mantiene con su fundador, pues por una parte lo honra por haber encabezado la revolución que logró la fundación de la República Popular en 1949 pero por otra admite que cometió grandes errores.

Entre ellos destacan las hambrunas que causó la desastrosa política económica del Gran Salto Adelante (1958-61), en las que murieron millones de personas, o el caos social y político de la Revolución Cultural (1966-76), dos hechos que para el régimen son aún tabúes y en los que no se permite profundizar demasiado.

La línea oficial siempre repetida es que Mao "cometió un 70 por ciento de aciertos y un 30 por ciento de errores". Los medios oficiales se concentran este jueves, en todo caso, en la importancia histórica de Mao para que China acabara con siglo y medio de feudalismo y colonialismo por parte de países occidentales y de Japón.

China estrenará esta semana dos películas de gran presupuestos sobre la figura de Mao  "Bajo el liderazgo de Mao, el pueblo chino cambió su destino a través de la revolución", señaló en su editorial de hoy el diario Global Times, ligado al Partido Comunista de China, también fundado por el Gran Timonel en 1921.

"Han pasado 37 años desde su muerte pero todavía se le recuerda profundamente (...), pocos pueden rivalizar su influencia en la historia mundial contemporánea", subraya el periódico, y asegura que algunos utilizan a Mao para criticar la China actual.

"Demonizarle ha sido largamente una tendencia de la opinión interna y externa, pero podemos ver que la mayoría de los detractores tienen motivos ocultos para dañar la imagen de Mao y su legado para el rejuvenecimiento de China", proclama el diario.

Aprovechando el aniversario, muchas televisiones chinas han comenzado a emitir series y programas especiales basados en la vida de Mao, y dos películas de gran presupuesto sobre su figura se estrenan esta semana.

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, ha transmitido al embajador de Japón que la visita de su primer ministro, Shinzo Abe, al santuario belicista de Yasukuni, en el que se encuentra los restos mortales de catorce criminales de guerra de la Segunda Guerra Mundial, tendrá "graves consecuencias políticas".

El ministro de Exteriores chino al embajador: su país debe asumir la "plena responsabilidad" por las "graves consecuencias políticas"

Durante la reunión mantenida este jueves horas después de la polémica visita de Abe, Wang ha trasladado al embajador japonés que su país debe asumir la "plena responsabilidad" por las "graves consecuencias políticas" que tendrá la acción de su primer ministro.

Según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores chino en un comunicado publicado en su página web, Wang ha asegurado que la visita del 'premier' nipón lleva a Japón en una dirección "extremadamente peligrosa".

El Gobierno chino ha reaccionado así a la visita que ha realizado este jueves Abe al santuario de Yasukuni, situado en Tokio, con motivo del primer aniversario de su llegada al poder. La visita también ha provocado las críticas del Gobierno de Corea del Sur, que ha dejado claro que tendrá repercusiones diplomáticas.

Yasukuni es motivo de continuas tensiones entre Japón y sus vecinos regionales porque se erigió para honrar la memoria de los combatientes japoneses fallecidos durante los conflictos armados del siglo XX, incluidos catorce criminales de la Segunda Guerra Mundial.