Público
Público

China y la banca regalan a la Bolsa española la mejor sesión de 2012

Fitch aleja la rebaja de rating a Francia y amenaza con degradar la nota de España, Italia o Portugal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los mercados tuvieron ayer una sesión de euforia con potentes subidas muy superiores al 2% en los principales índices bursátiles del viejo continente. El Ibex 35 escaló un 2,34%, hasta los 8.472 puntos, aunque fue la Bolsa de París la que registró el mayor avance al ganar un 2,66%.

Esta reacción sorprendió incluso a los propios operadores, ya que la delicada situación de las entidades financieras en Europa, que tanto pesó en sesiones anteriores, no ha sufrido ningún cambio. Fueron varios indicadores técnicos los que invitaron a los inversores a dar más importancia en la sesión de ayer a las noticias positivas que a las negativas.

Por ello, del informe sobre las economías europeas que publicó la agencia de calificación de riesgos Fitch se quedaron con que esta no tiene intención de rebajar a Francia la preciada máxima nota de solvencia de su deuda. Este era uno de los principales temores de los mercados desde el pasado mes de diciembre. La noticia provocó una relajación en las primas de riesgo de los principales países europeos. La francesa retrocedió 10 puntos, hasta los 136 puntos básicos, y la española bajó hasta los 360 puntos desde los 371 que había marcado el lunes; y eso que en su informe de ayer Fitch amenazó con nuevas rebajas de rating a los países del sur de Europa: España, Italia y Portugal. Además, Fitch resaltó que la intensa crisis inmobiliaria en España agrava los riesgos tanto de las entidades financieras como del propio país. Pero ayer no tocaba pararse en los aspectos negativos, sino en las lecturas positivas. Así, BBVA subió un 5,4%, a pesar de que anunció que la filial estadounidense restará 1.000 millones a sus beneficios. Doble lectura se hizo también con los resultados de Alcoa, el principal productor de aluminio del mundo. 'A pesar de que ha presentado pérdidas han gustado las perspectivas que tiene de cara a 2012', apunta Julian Benavente, analista de Capital Markets.

Y lo mismo ocurrió con los datos macroeconómicos chinos. Ayer se supo que el superávit comercial de la segunda economía mundial y el mayor exportador del planeta se redujo un 14,5% en 2011 por el freno en las exportaciones. 'Se ha interpretado que con estos datos negativos hay más posibilidades de que el Gobierno chino introduzca más flexibilidad en la cotización de su moneda (el yuan)', explica Benavente. El mercado de divisas se animó ante esa posibilidad y el euro recuperó parte de lo perdido la semana pasada y subió hasta los 1,278 dólares.

También ayudó, como comentaban los analistas de Citigroup, que el mercado espera a que mañana Mario Draghi apunte una posible bajada de tipos por parte del BCE, aunque esta no se producirá por lo menos hasta el mes de febrero.