Público
Público

El chófer de Fabra ingresaba su dinero

Una veintena los trabajadores de banca testificarán a petición de la Fiscalía Anticorrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juzgado de Nules (Castellón) retomó ayer el caso que implica al presidente de la Diputación castellonense, el conservador Carlos Fabra, con la declaración de ocho nuevos testigos, empleados de distintas entidades financieras. Fabra está imputado por los delitos de cohecho, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas y falsedad documental.

En total, serán una veintena los trabajadores de banca que testificarán en el tribunal valenciano a petición de la Fiscalía Anticorrupción. El objetivo es conocer los movimientos de dinero que se registraron en las cuentas de Fabra.

Dos de las cajeras que trabajaban en Ibercaja explicaron al juez que era el chófer del presidente de la Diputación castellonense, José del Campo, y no el propio Fabra el que, durante 1999, realizó continuos ingresos en efectivo en las cuentas del líder provincial.

El proceso se dilata ya durante seis años

Según el diario El País, esas cantidades oscilarían entre los 600 y los 12.000 euros. Sólo durante 1999 se estima que Fabra y su entonces esposa registraron más de cien ingresos en efectivo que sumaron cerca de 600.000 euros.

Las declaraciones de ayer son un episodio más de un proceso que se dilata ya durante seis años, y que ha pasado por las manos de nueve jueces diferentes. La dirección nacional del PP no ha tomado medidas disciplinarias contra Fabra, pese a sus anuncios de endurecer el código ético del partido.