Público
Público

Ciclistas portugueses reivindican el uso de la bicicleta vestidos con bañador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La World Naked Bike Ride, una manifestación ciclo-nudista en favor de la defensa del medio ambiente, reunió hoy en Lisboa a cerca de 200 participantes, que no cumplieron su objetivo de pedalear desnudos -la mayoría llevó bañador- ante las restricciones impuestas por las autoridades lusas.

La primera edición lusa de esta acción tenía como objetivo concienciar sobre el uso de la bicicleta como medio de transporte no contaminante y exigir que se respete a los ciclistas en las carreteras.

En declaraciones a Efe, el portugués Antonio Cruz, de 27 años, se lamentó de que la policía no les diese la opción de manifestarse sin ropa (según la legislación lusa, ir desnudo por la vía pública es un delito en presencia de menores) y opinó que ésa es una señal de "un conservadurismo que viene de otros tiempos".

"El cuerpo es una cosa normal. No tengo problemas con mi cuerpo. Creo que no es ofensivo estar desnudo en la vía pública", agregó.

Ciclistas urbanos de todas las edades se dieron cita en la céntrica plaza del Marques de Pombal para recorrer cinco kilómetros hasta la histórica zona de Belém, donde concluyó la marcha, amenizada por música y entre numerosas consignas en favor del medio ambiente y la libertad.

"Nosotros estamos desprotegidos y nuestra piel simboliza ese factor de falta de protección en caso de accidente", concluyó Cruz.

La World Naked Bike Ride, que surgió a comienzos de la década pasada en España y Canadá, se desarrolla cada año en más de una veintena de países de todos los continentes, como Argentina, Australia, Brasil, Colombia, Dinamarca, Alemania, Japón, México, Holanda, Panamá, Polonia, Paraguay, Sudáfrica, Reino Unido, EEUU y Tailandia.

La iniciativa busca promocionar un estilo de vida libre de automóviles para ayudar a la reducción real de gases nocivos para el medio ambiente y disminuir la dependencia energética del petróleo y otras fuentes no renovables.