Público
Público

Cientos de vecinos de Benicarló dicen "no al Castor" y "stop a la inyección"

Los manifestantes reclaman el cierre definitivo de la planta que ha ocasionado los seísmos de los últimos días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de vecinos de Benicarló (Castellón) se han concentrado esta noche para decir 'no al Castor' y 'stop a la inyección de gas' tras el aumento de seísmos en el Golfo de Valencia, que podría estar ocasionado por esta planta con almacén subterráneo de gas natural situada frente a Vinaròs. Los vecinos que se han concentrado a las 20 horas frente al Ayuntamiento han reclamado el cierre definitivo de la planta que gestiona la empresa Escal UGS y cuya actividad está suspendida por el Ministerio de Industria tras el aumento de la actividad sísmica.

Esta movilización es la tercera que se produce esta semana, después de que ayer más de 2.000 ciudadanos mostraron su rechazo a las actividades del Proyecto Castor en Vinaròs, tras otra concentración que tuvo lugar a principios de semana. Además, el Ayuntamiento de Peñíscola ha organizado otra marcha de protesta para la tarde de mañana y hoy mismo ha activado un dispositivo especial de seguridad para informar a los ciudadanos de qué hacer en caso de que se produzca un terremoto.

La cita de esta tarde, convocada a través de las redes sociales por los propios vecinos afectados, ha sido también muestra del enfado de los ciudadanos, que se quejan de falta de información y que argumentan que ya mostraron su oposición al proyecto cuando se planteó. El Ayuntamiento de Benicarló ha apoyado también la protesta y su alcalde, Marcelino Domingo (PP), se ha concentrado junto al resto de la corporación municipal y al diputado provincial y alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, del mismo partido.

Un vecino de Benicarló ha tomado el micrófono para leer frente al Ayuntamiento un manifiesto en el que ha dicho que 'el mal ya está hecho' y ha abogado por 'defender la integridad del pueblo' que está 'muy harto de los que están forrados en sus casas' gracias al Castor. Tras el grito de 'fuera Castor, fuera especulación', otra vecina ha tomado el micrófono para recitar un poema en el que ha criticado 'el capitalismo y la corrupción'. Durante la concentración varios vecinos han hablado de la pesca, la cual, han asegurado, 'se ha resentido' y han bajado las capturas.

Mara, que vino desde Barcelona tras jubilarse para vivir 'tranquila' con su marido, dice que éste, aficionado a la pesca, 'lleva un mes sin coger nada, y antes cada día traía varias piezas'. Esta catalana se muestra preocupada por la incertidumbre y ha pedido a sus hijos, que viven fuera, que no le traigan a sus nietas porque teme que algo les pueda suceder si empeora la situación.

La preocupación está patente en esta población del Alt Maestrat, ya que durante la pasada de semana tres de los múltiples seísmos producidos llegaron a 4,1 (dos de ellos) y 4,2 grados en la escala de Richter. Hoy se han registrado 25 movimientos sísmicos en el Golfo de Valencia en el entorno del Proyecto Castor, según los datos del Instituto Geológico Nacional; dos de ellos, esta mañana han llegado a 3,7 y 3,5 grados de magnitud. Estos dos seísmos han tenido una intensidad de 3 grados, aunque en Benicarló parece que los vecinos no lo han sentido.

En una cafetería del centro, una hija le cuenta a su madre que lleva 'dos noches en vela'. María, de 37 años le explica a Juana, su madre, que desde la madrugada del día 2, en la que se alcanzaron los 4,2 grados en la escala Richter, tiene problemas para conciliar el sueño. También confiesa que está obsesionada con la búsqueda de información sobre terremotos en internet, y protesta por el hecho de que la planta se construyera frente a la costa de su población, 'cuando se encontraba tan cerca de la placa tectónica'.

Los expertos apuntan a que la actividad podría estar provocada por los trabajos del proyecto Castor, que trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para almacenar gas.