Público
Público

Los cineastas españoles, divididos ante el caso

Vicente Aranda, en contra de la persecución; Inés París se muestra en cambio contundente con Roman Polanski

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mientras que Pedro Almodóvar se sumaba a la airada protesta de Woody Allen, David Lynch, Martin Scorsese y otro centenar de cineastas por el arresto de Roman Polanski, otros directores españoles respaldaban o se distanciaban de la corriente de apoyo al franco-polaco.

Vicente Aranda se mostró ayer 'en contra de esta detención porque está fuera de lugar'. El realizador, que se definió como una persona 'muy tolerante', recordó que los hechos sucedieron 'hace mucho tiempo'.

José Luis Cuerda, por su parte, dijo que al desconocer la ley suiza de extradición no puede juzgar si se está actuando correctamente contra Polanski. 'Nadie es culpable o inocente por su nombre y si la busca y captura es legal, da lo mismo que te pille en un festival que cagando en tu casa', defendió en alusión a quienes consideran 'inadmisible' que se le detuviera cuando iba a participar en un certamen de cine en Suiza.

Más contundente se mostró la directora Inés París: 'Si Polanski violó a una menor (una chica de 13 años que, por lo que he leído, declaró haberse negado a mantener relaciones sexuales) no veo por qué debe recibir un trato diferente. Los artistas son tan responsables de sus actos como cualquiera. Otro tema es si en la detención respeta la legalidad internacional'.

Mientras, Alexandre Tylski, biógrafo del director, recordó ayer en Le Monde que Polanski se fue de EEUU por la amenaza de un segundo juicio del juez Rittenband, 'destituido después por sus excesos de poder'. Además, subrayó que la menor 'pidió el cese de la investigación'.