Público
Público

La circuncisión protege de los virus sexuales comunes

La cirugía reduce el riesgo de contraer el VIH, el virus del papiloma y el herpes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La circuncisión de los recién nacidos podría convertirse, de una opción religiosa, a una medida higiénica barata y fácil de aplicar a gran escala, si se tuvieran en cuenta los resultados de un estudio publicado hoy en The New England Journal of Medicine. El informe demuestra que, además de reducir el riesgo de infección por el VIH (algo que ya se conocía), los varones a los que se les ha retirado quirúrgicamente el prepucio la piel que recubre el glande tienen menos posibilidades de infectarse con dos frecuentes virus de transmisión sexual: el Virus Herpes Simple 2 (VHS-2) y el Virus del Papiloma Humano (VPH).

La medida tiene sentido, sobre todo, en los países en vías de desarrollo donde ni las campañas que han promovido el uso del preservativo ni las realizadas en otros campos como educación sexual han conseguido evitar las casi tres millones de nuevas infecciones que se producen cada año en el África subsahariana, por citar el ejemplo más dramático.

Dos multitudinarios estudios con varones heterosexuales realizados en Uganda por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EEUU ofrecieron en 2007 la primera evidencia clínica del valor protector de la circuncisión frente al VIH. La medida reducía a más de la mitad el riesgo de contraer el virus, lo que llevó a los autores a suspender los ensayos clínicos y circuncidar a los dos años del inicio a todos los participantes, incluidos los que componían el grupo control.

Aunque lejos de la eficacia del preservativo, la OMS consideró que la efectividad de la circuncisión es suficiente como para recomendarla entre las medidas preventivas a tomar. Los autores de la nueva investigación han utilizado precisamente datos de esos dos estudios para comprobar si la circuncisión protegía, también, frente al VHS-2 y al VPH, además de la sífilis.

El primero de estos virus afecta al 16% de la población mundial de entre 15 y 49 años y, aunque no es mortal, se sabe que duplica el riesgo de infección por VIH, además de generar costes médicos en el tratamiento de las úlceras genitales que provoca. El segundo es el causante en la mujer del cáncer de cuello de útero, un problema menor en los países ricos pero la segunda causa de muerte femenina en los empobrecidos.

El estudio demostró que las infecciones por VHS-2 se reducían en un 25% y las de VPH en un 35%. Sin embargo, la prevalencia de la sífilis fue similar en los dos grupos. Los autores opinan que, tras observar la contundencia de estos datos, se deben establecer programas de circuncisión masiva.