Publicado: 14.04.2014 17:48 |Actualizado: 14.04.2014 17:48

Coca-Cola se jacta de que sus ventas no se hayan visto afectadas tras los despidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director general de Coca-Cola Iberian Partners, Victor Rufart, ha dado por concluido el ERE con el que ha reestructurado la empresa resultante de la fusión de las siete embotelladoras de la multinacional estadounidense en España. Tras el proceso por el que se han visto afectados 1.190 trabajadores, 236 despedidos forzosamente, la empresa han enviado una circular a los empleados para informalarles de que "tras un periodo complejo y difícil" da por finalizado el "proceso de reestructuración", que también supone el cierre de las plantas de Fuenlabrada, Asturias, Alicante y Palma de Mallorca.

"Tras un periodo complejo y aún con algunas medidas en proceso de aplicación, damos por finalizado el proceso de reestructuración. Ahora es el momento de alzar la vista al horizonte y comenzar a construir el nuevo futuro en el que todos tenemos cabida y en el que juntos podemos aportar valor a nuestros clientes, accionistas y a la sociedad", ha señalado Rufart en la circular.

El director general de la compañía, además, ha recalcado que en este "difícil periodo" se ha conseguido que "el mercado no se haya visto gravemente afectado". "Hemos podido mantener un excelente nivel de servicio y la respuesta a la que nuestros clientes están habituados", ha incidido sobre el impacto en la marca, pese a las denuncias de los sindicatos de vulneración del derecho de huelga que Inspección de Trabajo ha reconocido en varias ocasiones.

"Hemos llevado a cabo un primer paso en la construcción de Coca-Cola Iberian Partners con una buena propuesta y cuidando de nuestra gente, como siempre se ha hecho. Un buen ejemplo ha sido el programa de recolocaciones, dentro del cual el 10% de la plantilla total se va a trasladar geográficamente o funcionalmente y se ha asignado todas las vacantes abiertas", ha explicado a los trabajadores de la compañía.

Víctor Rufart se muestra optimista tras el proceso de reestructuración que ha atravesado la compañía en estos meses. "Ahora tenemos en nuestras manos una nueva e importante tarea: la de acoger a aquellas personas que se trasladan de centro o de función y ayudarles a que este cambio sea fácil, aportarles el conocimiento y las herramientas para que desarrollen con ilusión sus nuevas funciones y favorecer así su incorporación como base para construir juntos", ha asegurado.

"Estamos mejor posicionados y más preparados para responder a las demandas del mercado"

De esta forma, el director general del embotellador único en España reconoce que el "proceso de integración ya está aportando las sinergias esperadas". "Podemos decir que estamos mejor posicionados y más preparados para responder a las demandas del mercado de lo que estábamos antes", ha subrayado.

"Estamos desplegando el nuevo modelo organizativo y una estructura corporativa capaz de vertebrarnos como un todo. Un cambio en la manera de entender nuestra organización que nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos en el futuro", ha reiterado de cara a los próximos retos del embotellador único de Coca-Cola en España.

Víctor Rufart ha concluido su misiva destacando que el "esfuerzo ha sido alto" a lo largo de este proceso. "Tengo la seguridad de que el futuro nos depara una gran oportunidad y que juntos la sabremos aprovechar", ha indicado.

El ERE con el que el embotelladora a acometido este proceso de reestructuración está pendiente de juicio el próximo 3 de junio después de que CCOO, UGT y CSIF lo impugnasen ante la Audiencia Nacional por varias irregularidades durante la tramitación que también ha señalado la Inspección de Trabajo, por lo que los despidos aún pueden ser suspendidos cautelarmente.