Público
Público

El cólera es un ataque "bacteriológico" británico, según un ministro de Zimbabue

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Información zimbabuense, Sikhanyiso Ndlovu, ha acusado al Gobierno británico de utilizar deliberadamente el cólera como un arma de "guerra bacteriológica" para justificar una invasión militar en Zimbabue, informó hoy el diario gubernamental "The Herald".

Al menos 792 personas han muerto y otras 16.700 se han visto afectadas por el brote de cólera, que se detectó en Zimbabue a principios de este año y que se recrudeció el pasado mes de agosto, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ndlovu, quién calificó la epidemia como un "arma de guerra biológica y química muy seria", afirmó que el Reino Unido pretendía "exterminar al pueblo de Zimbabue" y "derrocar al presidente Robert Mugabe".

"El cólera es un ataque racista calculado sobre Zimbabue por la impenitente potencia colonizadora que ha conseguido el apoyo de sus aliados estadounidenses y occidentales para invadir nuestro país", declaró el ministro de Información.

Según los organismos de ayuda humanitaria, la causa de la epidemia es la falta de inversión y mantenimiento por parte del Gobierno tanto de la red de alcantarillado y las depuradoras como de las estructuras de sanidad de Zimbabue, en declive desde hace años.

Sin embargo, el Ejecutivo de Harare afirma que las numerosas sancionas impuestas por Occidente sobre Mugabe son las que han impedido que el Gobierno no pueda arreglar las infraestructuras dañadas o importar productos químicos para potabilizar el agua.

El pasado jueves, Mugabe anunció en declaraciones televisadas que la epidemia de cólera había sido controlada y reiteró sus denuncias sobre Estados Unidos y el Reino Unido, a los que acusa de querer invadir Zimbabue con la excusa de controlar la enfermedad.

Ayer, el embajador estadounidense en Zimbabue, James McGee, acusó al régimen de Mugabe de "abdicar su responsabilidad básica de proteger al pueblo zimbabuense" cuando el país afronta una crisis humanitaria de enormes proporciones.

Además, McGee desafió a los líderes de Zimbabue a "dejar de lado su avaricia personal y destinar un cuarto de lo que EEUU y otros donantes destinarán este año a las necesidades humanitarias de Zimbabue".

Por otra parte, los países vecinos de Sudáfrica y Mozambique, a donde la mayoría de los zimbabuenses emigran en busca de unas mejores condiciones de vida, han declarado el estado de emergencia en las regiones fronterizas.

Mugabe, considerado un héroe hace años por conseguir la independencia de su país de los británicos en 1980, se enfrenta ahora continuamente a los países occidentales, que le culpan de la profunda crisis que atraviesa Zimbabue.