Público
Público

Colonial prevé reducir su deuda en 3.000 millones tras cerrar su refinanciación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Inmobiliaria Colonial espera reducir en 3.000 millones de euros su deuda, tras alcanzar un acuerdo de refinanciación por importe de 7.000 millones del préstamo sindicado que tiene con los bancos acreedores Calyon, Eurohypo, Goldman Sachs y Royal Bank of Scotland.

El plan de Colonial para reducir su deuda incluye la venta de su filial de centros comerciales Riofisa, del 15 por ciento que posee en FCC y de hasta un 33 por ciento de la participación del 85 por ciento que controla en su filial francesa Société Fonciere Lyonnaise (SFL).

En rueda de prensa, el presidente y el director general de la compañía, Juan José Brugera y Pere Viñolas, respectivamente, avanzaron que con la venta de estos activos la inmobiliaria podría embolsarse unos 2.000 millones de euros.

Colonial también prevé emitir bonos convertibles en acciones por importe de hasta 1.400 millones de euros, de los que la banca acreedora respalda 1.300 millones.

La inmobiliaria destinará tanto el importe que obtenga de la venta de activos como de la emisión de bonos a reducir parte de su deuda neta, que a 30 de junio ascendía a 8.991 millones de euros, el 79,3 por ciento del valor de sus activos.

El acuerdo de refinanciación alcanzado hoy por importe de 7.000 millones de euros incluye la financiación a largo plazo del préstamo sindicado contraído con los bancos acreedores -que ascendía a 6.120 millones- por un importe de casi 6.500 millones con un vencimiento a 5 años, así como otros casi 500 millones que se destinarán a la reestructuración de la deuda operativa no garantizada a Colonial.

El presidente de la compañía explicó que los nuevos plazos que otorga el acuerdo de refinanciación permiten a la compañía vender los activos no estratégicos y sólo reconoció una cierta urgencia por la venta de SFL, donde su objetivo es mantener el control pero por debajo del 60 por ciento para no perder las ventajas fiscales que otorga la legislación francesa.

Sobre la desinversión en FCC, Brugera explicó que también cuentan con cierta tranquilidad en los plazos de venta dado que "hay varios grupos interesados".

Sobre la enajenación de Riofisa, Brugera anunció que uno de los interesados en hacerse con la filial de centros comerciales es el grupo de capital riesgo Carlyle, que "podría desarrollar todo el potencial que tiene esta compañía".

En cuanto al precio de venta de Riofisa, Viñolas reconoció que el importe que se pagó en su día -unos 2.000 millones de euros- "no está respaldado por su valor actual".

En este sentido, Brugera destacó que Colonial ya hizo un reajuste a la baja del valor de sus activos, que quedaron cifrados en 9.300 millones de euros, si bien aseguró que con la emisión de bonos convertibles se fortalecerá la estructura de capital de la compañía.

Precisamente, en el primer semestre del año la compañía obtuvo unas pérdidas de 2.381 millones de euros, debido a las dotaciones de 2.581 millones destinadas a cubrir la pérdida de valor de sus activos.

Poco después de conocerse la noticia del acuerdo de refinanciación, dos de sus accionistas mayoritarios, La Caixa y Banco Popular, abandonaron el sindicato bancario que se hizo con una participación del 23,8 por ciento tras ejecutar los avales bancarios que tenían con el ex presidente Luis Portillo.

El Banco Popular (9,15 por ciento) y La Caixa (5,42 por ciento) seguirán manteniendo sus participaciones en Colonial, si bien el sindicato pasará a controlar sólo el 9,28 por ciento.