Público
Público

Una columna de 10 kilómetros de ceniza hace prever que el Tungurahua afectará una amplia zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una columna de diez kilómetros de ceniza que en las últimas horas ha expulsado el volcán Tungurahua, en el centro andino de Ecuador, hace prever que la caída del polvo volcánico afectará a una amplia zona, informó hoy el director del Instituto Geofísico, Hugo Yépez.

Yépez señaló, en declaraciones a Radio Quito, que en el volcán, que ha entrado en una "erupción grande", la situación "es crítica" y todo se definirá en "pocas horas", aunque hasta el momento no se han registrado víctimas.

Recordó que una erupción similar en 2006 tardó 15 horas, por lo que reiteró que la situación actual "no se puede prolongar muchas horas, porque la cámara interna y de gases (del volcán) tiene un tamaño finito. Estamos en horas críticas", recalcó.

El volcán, reseñó Yépez, entró en "erupción grande, explosiva y con flujos piroclásticos" a partir de las 23.30 hora local de ayer (04.30 GMT de hoy).

Según él, al amanecer comenzó otro pulso de ceniza desde el volcán, cuya erupción ha obligado a la evacuación de varios poblados de sus faldas.

La erupción todavía está, según el director del Geofísico, "en curso, y aún no se puede establecer donde vaya a terminar y las magnitudes a las que pueda llegar en las siguientes horas, donde todo el sistema interno (del volcán) tendrá que vaciarse".

Las poblaciones que tienen posibilidad de ser más afectadas por el impacto de los flujos piroclásticos son las que están al oriente de los ríos Chambo y el Pastaza, explicó Yépez.

Hasta el momento, según él, las quebradas relacionadas con las poblaciones de Juive, Cusua y Bilbao están siendo afectadas por los piroclastos y no se descarta que otras zonas del volcán puedan ser afectadas, "incluida la quebrada de Bascun, en el oeste de la ciudad turística de Baños.

Añadió que se continúan generando flujos de diversa intensidad, que generan columnas de ceniza desplazadas por vientos, y entre ellas una de 10 kilómetros que es empujada por vientos bajos, que llevan el polvo volcánico hacia el nor-occidente, y altos que la llevan al sureste "sobre todo a Alausí y Cañar".

Pablo Morillo, gobernador de la provincia del Chimborazo, dentro de cuyos límites está parte del volcán Tungurahua, dijo a Efe que se ha declarado la alerta roja en poblaciones de los cantones de Guano y Penipe, y aseveró que la situación "es grave".

El alcalde de la localidad de Penipe, Juan Salazar, dijo a Efe que al momento hay un "rugido bárbaro" e incluso precisó que en la población de Puela "está cayendo cascajo (piedra volcánica)" emanado desde el volcán.

Salazar, que habló de "cañonazos fortísimos" desde el volcán, precisó que ya han evacuado a más de mil personas de las zonas de mayor riesgo, que están alojadas en albergues, y quedan unas 30 en esas áreas.

Hay equipos especializados militares y de la Policía trabajando para sacarlas, anotó.

Salazar recordó a las seis personas que murieron en el caserío de Palitahua, del municipio de Penipe, en la erupción de agosto de 2006, por no abandonar el lugar después de que fuese evacuado por las autoridades, y señaló que está vez utilizarán "la fuerza si es necesario" para sacar a quienes se nieguen a abandonar sus casas.

El alcalde de Riobamba, la capital de Chimborazo, Ángel Yánez, informó de que ya ha comenzado a caer ceniza en la ciudad y en varios cantones cercanos, por lo que, de momento, ya se han suspendido las actividades escolares.

Carolina Portaluppi, ministra del Litoral, informó que coordinan con la Defensa Civil acciones para afrontar la eventual caída de ceniza en la zona costera del país.

Según Fausto Acosta, alcalde de Baños, la mayor ciudad de la zona de peligro del volcán Tungurahua, no ha sido evacuada ni se ha dado la alarma en la localidad, mientras habitantes de la ciudad dijeron telefónicamente a Efe que los cañonazos del volcán son tan fuertes que vibran los ventanales.