Público
Público

La combinación de tres medicamentos supone un avance en el tratamiento del mieloma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Centro del Cáncer de La Universidad de Salamanca ha presentado hoy un nuevo tratamiento contra el mieloma basado en la combinación de los medicamentos Bortezomib más Melfalan y Prednisona para los pacientes de nuevo diagnóstico de más de 65 años que hasta ahora sólo podían tratarse con quimioterapia.

El mieloma es un crecimiento anormal de las células de la médula ósea productoras de proteínas de diversa naturaleza.

Los resultados del estudio, coordinado por el investigador Jesús San Miguel, del Centro de Investigación del Cáncer y jefe del servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca, han llevado a la aprobación del uso del Bortezomib para enfermos con mieloma por parte de la Food and Drug Administration (FDA).

La European Medicines Agency (EMEA) también ha dado su opinión positiva.

La aplicación de este nuevo tratamiento "constituye una notable esperanza para los pacientes con mieloma y confiamos en que, gracias a estos nuevos fármacos, podamos seguir prolongando la supervivencia del mieloma para cronificar la enfermedad, ha dicho San Miguel a Efe.

Según la investigación, la aplicación del Bortezomib más Melfalan y Prednisona ha conseguido una mayor tasa de remisiones completas del mieloma, una significativa prolongación en la supervivencia con respecto al tratamiento clásico y se convierte en un nuevo estándar de procedimiento para los enfermos con mieloma de nuevo diagnóstico que no son candidatos a trasplante.

Este estudio, que ha sido publicado hoy en New England Journal of Medicine, presenta los resultados de un ensayo randomizado que ha implicado a 151 hospitales de 22 países de Europa, América, Asia y Oceanía y en el que han participado 682 pacientes.

Hasta la fecha, el tratamiento estándar para estos enfermos era quimioterapia con Melfalán y Prednisona.

Sin embargo, al añadir el Bortezomib al tratamiento, se ha rebajado en un 52 por ciento el riesgo de progresión de la enfermedad, a lo que hay que añadirle una reducción del 40 por ciento en el riesgo de muerte y un aumento significativo del tiempo que transcurre desde que se finaliza el tratamiento hasta recibir uno nuevo.

En este sentido, mientras que a los dos años el 57 por ciento de los enfermos tratados con Melfalán-Prednisona ya han requerido una segunda línea de tratamiento, sólo el 35 por ciento de los enfermos tratados con esta nueva combinación de medicamentos tuvieron que volver a ser tratados en ese plazo de tiempo.

Además, San Miguel ha explicado que el tiempo que transcurre entre que el enfermo es diagnosticado y la enfermedad ha pasado con el nuevo tratamiento de 16 meses a 24, lo que equivale a "una reducción del 40 por ciento en el riesgo de muerte".

San Miguel ha indicado que con la nueva fórmula, a los 2 años el 82 por ciento de los pacientes tratados "seguían vivos" frente al 69 por ciento de aquellos que habían seguido el tratamiento habitual.

También se ha comprobado que el tratamiento da un resultado más eficaz "en los pacientes de altos riesgos, como son los que sufren insuficiencia renal o alteraciones genéticas", según San Miguel.

Sin embargo, el tratamiento experimental tiene algunas complicaciones, ya que un 46 por ciento de los pacientes tuvieron efectos secundarios frente al 36 por ciento de los que lo sufrieron con el tratamiento habitual.

Pese a ese contratiempo, no ha habido diferencias en cuanto a la mortalidad del tratamiento por toxicidad, que es del 1 por ciento en ambos casos, y el efecto secundario más importante es "la neuropatía periférica, pero los pacientes, en un par de meses, pueden mejorar o revertir", según San Miguel, quien destacó que el 86% de los pacientes pudieron completar el procedimiento.