Público
Público

Comienza la migración masiva por el Año Nuevo chino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Millones de chinos han empezado a atestar las estaciones de trenes para comprar billetes que les permitan viajar a casa durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, pero otros tantos dependerán de la reventa para desplazarse durante el festivo más importante del año en China.

o Festival de la Primavera - es el mayor de los dos períodos vacacionales conocidos como "Semanas Doradas", que ofrecen a los trabajadores emigrantes la única oportunidad del año para regresar a sus provincias de origen con regalos para la familia, en lo que supone el mayor movimiento de personas en el mundo.

El año pasado, ese desplazamiento se vio interrumpido por el peor clima invernal en décadas, y este año las vacaciones tienen poco significado para los millones de personas que han perdido sus trabajos por el cierre de fábricas en el en su día pujante sur, por lo que muchos viajaron a casa anticipadamente.

Las vacaciones comienzan el 26 de enero. La segunda Semana Dorada del año conmemora el Día Nacional el 1 de octubre.

Más de un 80 por ciento de los que aún planean viajar consideran que los revendedores o "conexiones" eran su mejor oportunidad para asegurarse un billete, dijo la televisión estatal.

Sólo poco más del 15 por ciento prefirió enfrentarse al mar de viajeros en las ventanillas de venta para el período de viaje que comenzó oficialmente el domingo y que dura cuatro semanas, en el que se prevé que 188 millones de personas viajarán en tren.

Aglomerarse en trenes con plazas vendidas de más para viajes que duran días es, en algunos casos, un ritual anual.

"El viaje es muy largo, pero sólo podré conseguir un asiento (en lugar de una litera)", dijo Cao Yueyun, un estudiante de 22 años que esperaba en la estación de Pekín comprar un billete para viajar a su pueblo natal, en la provincia rural de Hunan.

"Debido a la tormenta de nieve del año pasado, no he podido ir a casa en dos años", agregó Yueyun.

Las autoridades, como de costumbre, anunciaron medidas estrictas contra los revendedores y se prepararon para posibles condiciones meteorológicas adversas, después de que las tormentas de nieve dejaran varados el año pasado a millones de personas en grandes provincias industriales como Guangdong.

El creciente desempleo por el cierre de fabricas en los últimos meses podría aumentar el riesgo de disturbios si vuelven a repetirse esas condiciones climáticas.

La estación de Pekín, una de las tres que hay en la capital, agregó 35 partidas y llegadas diarias a sus 105 trayectos usuales para acomodarse al aumento de viajeros, dijo un empleado de la estación.