Publicado: 13.01.2014 09:20 |Actualizado: 13.01.2014 09:20

Concentración al alba para evitar que las obras continúen

Los vecinos vuelven a salir a la calle Vitoria de Burgos a primera hora de la mañana con la intención de impedir las obras que convertirán el área en un bulevar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unas 200 personas se han concentrado este lunes a primera hora, a partir de las 6.00 horas, en la calle Vitoria de Burgos, con la intención de impedir las obras que convertirán el área en un bulevar, y la situación actualmente es de "tensa calma", después de tres noches de intensas protestas contra las obras que el viernes y el sábado desenvocaron en enfrentamientos entre los agentes antidisturbios y grupos de jóvenes del barrio.

Las obras, origen del conflicto, no se han reanudado esta mañana a pesar de que el alcalde de la ciudad anunció que hoy continuarían los trabajos. Aunque los trabajadores y la maquinaria llegaron al lugar de las obras en días pasados entre las siete y las ocho de la mañana, hoy no lo han hecho y a las nueve no había actividad alguna en el lugar.

Además de los vecinos que se oponen a las obras y de curiosos, desde primera hora de la mañana hay en el lugar más de una decena de furgones del Cuerpo Nacional de Policía con efectivos antidisturbios que no se han llegado a desplegar ni han intentado impedir la concentración de ciudadanos.

Esta mañana no se han reanudado las obras a pesar de que el alcalde anunció que continuarían

En estos momentos siguen detenidas 13 personas que fueron arrestadas el sábado, una vez que la titular del juzgado numero tres de Burgos ha decretado la prórroga de la detención y ha solicitado a la Policía Nacional que concrete las imputaciones que se les hacen.

La manifestación celebrada en la tarde noche de este domingo concluyó con calma aparente y sin carga policial, al contrario que en las dos anteriores jornadas, pero con contenedores, una sucursal bancaria y bancos destrozados. Cerca de 3.500 personas secundaron la marcha, convocada esta tarde en la confluencia de las calles Vitoria y San Bruno, y han recorrido el camino que separa este punto de la ciudad de la sede del grupo Promecal, protegida por un importante dispositivo policial, al grito de "El pueblo unido jamás será vencido" o "La calle es de Burgos y no Burgos de Lacalle", en referencia al alcalde de la ciudad, el conservador Javier Lacalle.

Desde allí volvieron hasta la zona donde se ha desarrollado el conflicto en las dos últimas noches, punto de partida de la marcha, momento en el que comenzaron a tirar las vallas que protegen las obras, incendiaron al menos cuatro contenedores en medio de la calle Vitoria y causaron importantes daños en una oficina del Banco Santander. Alrededor de las 23.00 horas era ya una treintena de personas la que quedaba en la zona de los enfrentamientos, donde se registraron al menos ocho bancos destrozados y arrojados contra las obras, que han perdido tras esta manifestación todo el vallado de protección que las custodiaba.

Las pintadas se han repetido de nuevo, especialmente en escaparates de entidades bancarias y aseguradoras pero también de comercios del barrio de Gamonal, que en esta ocasión no ha sido escenario de carga policial, como sí ocurrió en las dos últimas jornadas.