Público
Público

Connecticut celebrará bodas entre homosexuales y crece el debate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decenas de parejas de gays y lesbianas planeaban casarse el miércoles en Connecticut, después de que un juez allanara el camino para que el estado se convierta en el segundo del país en permitir matrimonios entre parejas del mismo sexo.

"Esto me demuestra que la opinión pública realmente está cambiando", dijo Robin Levine-Ritterman, la primera de la fila ante el Ayuntamiento de New Haven para conseguir una licencia de matrimonio junto a su pareja desde hace 17 años, Barbara. Levine-Ritterman sujetaba un ramo de rosas rojas mientras sus orgullosos amigos y autoridades les aplaudían.

Los matrimonios, los primeros desde que la corte suprema de Connecticut desestimara una prohibición de las bodas entre homosexuales el 10 de octubre, pone de relieve la expansión de los derechos de los homosexuales en el noreste de Estados Unidos, en agudo contraste con la votación del 4 de noviembre en California para prohibir estas bodas.

Esa decisión provocó que miles de personas salieran a las calles de Los Ángeles a protestar.

"Hemos escuchado de docenas de parejas de todo Connecticut que planean obtener hoy sus licencias de matrimonio", dijo Anne Stanback, presidenta del grupo a favor de los derechos de los homosexuales "Love Makes a Family". "Esperamos que vengan cientos más a conseguir sus licencias en las próximas semanas y miles más cuando entremos en 2009".

El vecino del norte de Connecticut, Massachusetts, legalizó estos matrimonios en 2003. Cinco de los seis estados de Nueva Inglaterra ofrecen ahora alguna forma de reconocimiento legal para parejas del mismo sexo. Los defensores de los derechos de los homosexuales esperan que Nueva York, Nueva Jersey y Maryland legalizarán las bodas gays.

"La parte norte del país está dirigiendo el camino", declaró Joe Solmonese, presidente de 'Human Rights Campaign', una organización a favor de los derechos de los homosexuales, en una entrevista telefónica, y agregó que espera que Vermont y New Hampshire sigan la iniciativa de Connecticut.

Pero la derrota en California que hizo que los matrimonios entre parejas del mismo sexo fueran no sólo ilegales, sino también inconstitucionales, ilustra las dificultades a las que se enfrentan.

El Instituto de la Familia de Connecticut, un grupo cristiano conservador, condenó a la Corte Suprema de Connecticut como antidemocrática, pero reconoció que la prohibición de los matrimonios entre homosexuales es difícil.