Público
Público

El consejo de ministros alemán aprueba reforma del fondo de rescate europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejo de ministros alemán aprobó hoy la reforma del fondo de rescate europeo (EFSF) acordada el pasado 21 de julio en la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE), que dota a este órgano de más recursos para frenar la crisis de la deuda.

En su reunión semanal, los ministros del Gobierno de centro-derecha germano sancionaron el proyecto de ley que refuerza este mecanismo y que pasará ahora al Parlamento federal, como obliga la Constitución, para su estudio, reforma y ratificación, lo que prolongará el proceso hasta finales de septiembre.

El documento aprobado por el gabinete de la canciller federal, Angela Merkel, autorizó el aumento del volumen disponible para préstamos que puede conceder el EFSF a los países con dificultades financieras y permitió al organismo adquirir bonos soberanos.

Así, el fondo de rescate contará con 440.000 millones de euros a su disposición y los estados de la eurozona deberán aportar en garantías 780.000 millones de euros, de los que 211.000 millones provendrían de Alemania (27 %).

El objetivo de esta reforma es favorecer la estabilidad de las naciones con problemas crediticios como Grecia, Portugal e Irlanda y de sus respectivos sectores financieros, así como la del conjunto de la eurozona y su moneda común.

"Con ello, el Gobierno federal subraya su voluntad de asegurar la estabilidad del euro con instrumentos eficaces", dijo el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Schäuble advirtió, sin embargo, que en el futuro seguirá habiendo criterios muy restrictivos para el acceso a la ayuda del fondo de rescate y que este sólo concederá créditos en casos en que "haya una amenaza para la estabilidad de toda la eurozona" y que en todos los casos se exigirá a cambio un estricto programa de reformas.

El proyecto de ley no mencionó la capacidad de decisión del Parlamento federal (Bundestag) en la aprobación de ciertas actuaciones del EFSF, uno de los puntos más polémicos de los acuerdos del 21 de julio para los partidos alemanes.

Merkel tiene previsto reunirse hoy con los portavoces de todos los grupos parlamentarios para explicarles en detalle el proyecto de ley aprobado y buscar su apoyo.

En la actualidad, ni siquiera está garantizado el voto favorable de los diputados de los partidos que conforman la coalición de Gobierno, la Unión Cristianodemócrata (CDU), la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y los liberales del FDP.

Así, varios parlamentarios han expresado su interés en que el Bundestag tenga una mayor capacidad de decisión en las actuaciones del EFSF de la que tiene en la actualidad: desean que el pleno sea informado y decida por votación en cuestiones esenciales, como la aprobación de nuevos instrumentos financieros o ayudas financieras para países concretos.

El FDP, socio minoritario de la coalición, ha exigido que todas las cuestiones de este controvertido ámbito pasen de forma ineludible por el Parlamento federal para su discusión y aprobación.

Por su parte, el portavoz del grupo parlamentario de la CDU, Volker Kauder, en declaraciones al diario "Bild" ha exigido a sus filas que voten siguiendo la disciplina de partido.

"El fondo de rescate no es una clásica cuestión de conciencia. Debemos votar en bloque", afirmó Kauder, lo que denota la fuerza de las voces críticas dentro de la formación de Merkel.

Hasta ahora, el Gobierno tan sólo debía informar a la Comisión de Presupuestos del Bundestag sobre estos asuntos.

El EFSF será sustituido a mediados de 2013 por un mecanismo de estabilización permanente (ESM).