Público
Público

Contaminantes del aire, ¿aumentan riesgo enfermedad intestinal?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Los jóvenes que viven enáreas con los niveles más altos de ciertas sustanciascontaminantes en el aire serían más propensos a desarrollarenfermedad intestinal inflamatoria (EII) que los que viven enzonas con el cielo más limpio.

Un estudio halló que las personas menores de 23 años teníanel doble de riesgo de sufrir la enfermedad de Crohn si vivíanen una región con niveles relativamente altos de dióxido denitrógeno.

Los resultados, publicados en American Journal ofGastroenterology, no prueban que la contaminación del aireproduzca EII, un grupo de trastornos que incluye a laenfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

En Estados Unidos, una de cada 600 personas tiene laenfermedad de Crohn y una de cada 400, colitis ulcerosa, segúnel Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas ydel Riñón.

El equipo consideró a su estudio un "generador dehipótesis" debido a que plantea la posibilidad de que lacontaminación del aire sea uno de los factores ambientalesclave en la aparición de las EII.

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa soninflamaciones intestinales crónicas que producen dolorabdominal y diarrea, entre otros síntomas.

Se desconocen sus causas, pero se cree que involucran unareacción exagerada del sistema inmunológico que lesiona eltejido intestinal. En general, los investigadores sospechan deuna combinación entre la susceptibilidad genética y laexposición a uno o más factores ambientales.

Eso implica que factores como la alimentación, los cambiosdel estilo de vida y la exposición ambiental podrían estarasociados con la condición.

Y la contaminación del aire es una posibilidad; de ahí larealización del nuevo estudio, apuntó el doctor Gilaad G.Kaplan, gastroenterólogo y profesor asistente de University ofCalgary, en Alberta, Canadá.

A partir de una base de datos británica con historiasclínicas electrónicas, el equipo de Kaplan identificó a 367niños y adultos con enfermedad de Crohn y a 591 con colitisulcerosa diagnosticados entre el 2005 y el 2008.

El equipo comparó a cada uno de ellos con cinco personassin EII de la misma edad y sexo.

Luego, los autores usaron datos oficiales sobre la calidaddel aire para evaluar los niveles promedio anuales de tressustancias contaminantes del aire en las zonas de residencia delos participantes.

El equipo analizó el dióxido de nitrógeno, que es emanadoprincipalmente por los automóviles; el dióxido de sulfuro, quese produce durante procesos industriales como la quema decarbón y aceite; y la materia particulada, partículas muy finasliberadas por los gases de combustión de los vehículos, lasplantas de energía y otras fuentes industriales.

El equipo no halló relación entre las EII y esas tressustancias en el grupo de estudio.

De todos modos, los menores de 23 años eran dos veces máspropensos a desarrollar enfermedad de Crohn si vivían en unaregión dentro del 60 por ciento superior de una escala deniveles de dióxido de carbono en el aire, a diferencia del 20por ciento inferior.

Y los menores de 25 tenían el doble de riesgo de sufrircolitis ulcerosa si vivían en áreas con niveles altos dedióxido de sulfuro.

Pero no hubo pruebas de una relación "dosis-respuesta", osea, que demostrara que el riesgo de desarrollar colitisulcerosa crecía a medida que lo hacían los niveles de dióxidode sulfuro.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, online 29 dejunio del 2010.