Público
Público

Los controladores dan su visto bueno a la paz con Aena

Casi el 90% del colectivo apoya el preacuerdo. Blanco se reunirá con el sector

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La revuelta laboral de los controladores aéreos parece definitivamente encarrilada tras cinco meses de conflicto. La asamblea nacional de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (Usca) ratificó este jueves el principio de acuerdo alcanzado la semana pasada con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) con un respaldo de “casi el 90%”, según dijo el secretario de Comunicación del sindicato, César Cabo.

La votación se desarrolló durante todo el día en los 49 centros de trabajo del colectivo en el país. El ministro de Fomento, José Blanco, calificó el acuerdo de “muy buena noticia” y anunció que se reunirá “en los próximos días” con los controladores, que durante las negociaciones le pidieron por carta que se implicara en el proceso. Fomento lo dejó en manos de Aena.

La luz verde de los controladores, que el sindicato daba por segura, ha tenido un respaldo elevado (89%), aunque inferior al 98% que, el pasado día 3, apoyó la convocatoria de huelga, suspendida por “responsabilidad”, ante sus efectos sobre el sector turístico en plena temporada alta.

Cabo indicó a la prensa que el porcentaje de controladores que votó en contra (un 7,3%, mientras que un 3,6% se abstuvo) es “descartable, no representativo”. “Queda demostrado que el colectivo está muy unido y que estamos abogando como siempre por la vía de la negociación”, dijo, tras los rumores de discrepancias internas en Usca.

Los controladores confían en cerrar el convenio definitivo antes de fin de año. Cabo subrayó que “la negociación es la única manera” de solucionar un conflicto que, dijo, “han creado ellos [Aena y Fomento, al que está adscrita la empresa], aunque tenemos que solucionarlo entre todos”. “Queremos que el control aéreo vuelva a tener estabilidad y podamos trabajar con calma, es nuestro máximo interés”.

El acuerdo de mínimos ratificado este jueves, recordó Cabo, “es una base” que habrá que desarrollar a partir del 15 de septiembre, cuando se iniciará la negociación del nuevo convenio. Según Cabo, el marco laboral de este colectivo “es muy particular, y hay muchos temas de carrera profesional y operativos que no están todavía desarrollados”.

El principio de acuerdo implica una jornada anual máxima de 1.670 horas y un salario medio de 200.000 euros anuales, tal y como estableció un decreto de Fomento el mes pasado. Además, se fijan cuatro categorías en función de las características de las distintas dependencias de control, con entre 1.200 y 1.500 horas y retribuidas de forma proporcional al máximo fijado para las 1.670 horas. Para cubrir las posibles bajas se fijan dos mecanismos: para las sobrevenidas en el día habrá guardias localizadas; y para las bajas conocidas con 48 horas de antelación, se crea un mecanismo de cobertura voluntaria por el que los controladores cobrarán horas extras, con un máximo de 80 horas anuales y dos turnos mensuales.

Los controladores y Aena también han acordado medidas sobre tiempos de actividad y descanso, para reubicar a los mayores de 57 años, llevar a cabo auditorías sobre las cargas de trabajo o para cooperar en la formación. El convenio será el segundo del sector. El anterior, que permitía a los controladores cobrar una media de 350.000 euros al año, según Aena, data de 1999.