Público
Público

Corredor avaló presentar a un concurso el 'minivaticano'

El Ministerio de Vivienda respaldó en diciembre la iniciativa de Rouco y Gallardón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Vivienda, que dirige Beatriz Corredor, aprobó en diciembre de 2008 la presentación del proyecto de construcción del minivaticano al concurso de arquitectura Europan, dos meses antes de que los terrenos sobre los que se edificará el complejo eclesiástico contaran con el permiso legal de edificación, otorgado por el pleno municipal madrileño en febrero.

El ministerio de Corredor financia la participación española en el certamen, con una aportación de 145.000 euros. Con cargo a ese presupuesto, el autor del proyecto ganador para construir el minivaticano y los equipamientos públicos que lo rodeen recibirá un premio de 12.000 euros.

En anteriores ediciones, Vivienda financió además la edificación de las propuestas premiadas, en función de su interés social. No obstante, fuentes del ministerio confirmaron ayer a Público que de momento 'ya no se aportará más dinero a los proyectos'.

Corredor avaló presentar al concurso el plan del minivaticano como presidenta de honor del Comité Nacional de Europan España, entidad encargada de ratificar los proyectos españoles que se presentan al certamen. El consistorio madrileño pactó posteriormente con el comité que sólo se compromete a realizar las obras del proyecto que gane el concurso referidas a los equipamientos públicos un polideportivo, un colegio, un parque y un centro de mayores, y no los que se encuentran en el suelo cedido a la Iglesia.

El director general de la Oficina del Centro, Ángel Luis Hernández, confirmó que 'el Arzobispado ha sido informado en repetidas ocasiones -sobre la presentación del concurso arquitectónico- y no ha planteado más obstáculos que la garantía de que las soluciones no serán vinculantes sobre sus propiedades'. Hasta ahora, la práctica totalidad de los proyectos presentados por Madrid a Europan se han edificado según lo idearon los arquitectos ganadores.

Por otro lado, otro de los organismos que autorizó la presentación del proyecto a concurso antes de tener licencia de edificación fue el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, mientras que el Colegio de Arquitectos de Madrid se opone frontalmente a la edificación del minivaticano sobre las zonas verdes del Parque de la Cornisa. El presidente del Consejo, Carlos Hernández Pezzi, justifica esta contradicción con el argumento de que este concurso de ideas es 'una oportunidad de reconsiderar' el proyecto tal y como está planteado. 'Los jóvenes arquitectos que presentan ideas arriesgadas al Europan no van a respetar las premisas establecidas por el Ayuntamiento de Madrid', defiende Hernández Pezzi.

En cambio, la Iglesia recibió en diciembre el compromiso explícito de Alberto Ruiz-Gallardón de que sólo se pondrán ladrillos del modo y manera que le convenga a la archidiócesis madrileña, que de esta forma se aseguró tomar las riendas del proyecto, al margen de lo que valore el jurado de Europan.

El conflicto del minivaticano surgió cuando la Iglesia planteó al municipio la construcción de un complejo urbanístico propio en este histórico lugar. El municipio cedió allí a la Iglesia más de 20.000 metros cuadrados de zonas verdes y suelo público, que posteriormente ha recalificado para permitir al arzobispado la edificación de su Ciudad de la Iglesia. La lucha de los vecinos comenzó el mismo día en que la Iglesia lanzó su plan, y culminará el domingo en una manifestación ante la Catedral.