Publicado: 21.11.2014 23:30 |Actualizado: 21.11.2014 23:30

La crisis se cebó con los sueldos más bajos y esquivó a los que más ganan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los salarios de los trabajadores han bajado de forma sostenida desde 2010. Eso dejo de ser noticia hace tiempo. Sí lo es, por el contrario, que la brecha salarial se ha ensanchado en España y que la crisis se ha cebado con los sueldos más bajos mientras los más altos, aquellos de los asalariados que ganan más de 7,5 veces el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) fijado en 645,30 euros al mes, han logrado esquivar las rebajas salariales. 

Esta es una de las principales conclusiones de los datos proporcionados por las empresas a la Agencia Tributaria en la Declaración Anual de Retenciones e Ingresos a Cuenta sobre los Rendimientos del Trabajo.

Según esta estadística, desde el inicio de la crisis, allá por finales de 2007, el salario bruto medio anual apenas ha subido un 2,31%. El dato, sin embargo, es engañoso: los salarios subieron entre 2007 y 2010, pero a partir ese año han bajado el 3,28%. La tendencia se ha acentuado desde la llegada del PP al poder: el salario medio anual llegó en 2013 a los 18.505 euros brutos, un alarmante 3,13% menos que en 2011 (19.102 euros de salario medio bruto anual) y un 0,52% menos que en 2012 (18.601 euros brutos).

Los asalariados que cobran menos de 645 euros son ya 5,75 millones, el 34% del total de trabajadores

Los datos de Hacienda son elocuentes: demuestran que los asalariados cuyo sueldo medio es mayor de 76.000 euros brutos al año (es decir, aquellos que ganan a partir de 7,5 o más veces el SMI, o lo que es lo mismo de 4.839 euros en adelante al mes) han visto incrementarse su salario casi un 13% desde 2007 y una media del 2,4% con respecto a lo que cobraron en 2010. Es más, los trabajadores mejor pagados del país ignoran lo que es una rebaja salarial: en ningún momento de la crisis la han sufrido. Han visto, sí, como el aumento de sus salarios se ralentizaba, pero nada más.

El caso de los que cobran 10 veces el SMI, un selecta minoría -son 125.000 asalariados en todo el país, menos del 1% del total- es muy ilustrativo: mientras los sueldos de la mayoría bajaban, el suyo crecía en lo más duro de la crisis un 1,6%.

No pueden decir lo mismo los trabajadores que se encuentran en la zona más baja del escalafón salarial. El sueldo de los que ganan el salario mínimo o menos, es decir los llamados seiscientoseuristas, ha crecido un 7,3% de media entre 2007 y 2013, poco más de la mitad que el crecimiento de los salarios más altos. Pero la situación se convierte en sangrante si se miran los datos con lupa: los asalariados que perciben menos del salario mínimo (entre el 0 y 0,5 del SMI) sí han sufrido recortes en sus nóminas desde 2010, en concreto del 3,3% -y casi un 4% si se toma como referencia 2011-. Los que al menos ganan el salario mínimo sólo perciben un 2% más de lo que percibían en 2010, pero sólo un 0,7%% desde 2011. Un incremento en cualquier caso menor que los trabajadores mejor pagados.

Un problema añadido es que los asalariados que cobran menos de 645 euros son ya 5,75 millones de personas, el 34% del total de trabajadores del país. Su número ha aumentado en 550.000 desde el inicio de la crisis. Por el contrario, aquellos cuyos salarios medios están por encima de 76.000 son apenas 320.000. Son 149.000 menos que en 2007, pero ganan más, siempre ganan más.