Público
Público

"Que la crisis la paguen los ricos"

Bajo este lema se han manifestado miles de personas en diversas ciudades españolas y en el resto de Europa ante la inminente cumbre del G-20

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios miles de personas se han manifestado hoy en Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas para exigir responsabilidades a los causantes de la crisis -banca, finanzas, multinacionales e instituciones internacionales-, y han hecho un llamamiento a una huelga general.

En Madrid, bajo el viento y la lluvia, los manifestantes han recorrido, durante más de una hora el tramo Paseo de la Castellana-Plaza de Cibeles-calle de Alcalá, donde se encuentran las sedes de la Bolsa, el Banco de España y el Banco Santander.

Ante la Cumbre del G-20 en Londres, y convocados por unas 31 organizaciones y con el lema 'No pagaremos vuestras crisis capitalistas. Es hora de cambiar', los manifestantes han marchado entre gritos de 'es posible otro mundo' y 'es hora ya de una huelga general'.

El coordinador general de IU, Cayo Lara, que se ha puesto al frente de la marcha, ha declarado a los periodistas que el Gobierno no tiene que destinar el dinero a los bancos para que 'tapen sus agujeros negros, sino al desempleo, la economía productiva y a resolver los problemas de la clase trabajadora'.

El dirigente de IU ha planteado llevar al Parlamento el denominado 'salario máximo interprofesional', y 'para aquellos que no lo quieran cumplir...ahí tenemos el ejemplo de Obama que aplica el 90 por ciento de impuestos para que el Estado pueda hacer políticas dirigidas a los ciudadanos'.

Para Cayo Lara, es necesario 'conquistar en la calle lo que los banqueros y especuladores están conquistando en los despachos con solo descolgar los teléfonos'. En este sentido ha agregado que 'esta crisis no la puede pagar la clase trabajadora, sino quienes han hecho su agosto en estos años de bonanza económica en España'.

La protesta ha concluido con la lectura de un manifiesto, en el que se exige a las cúpulas sindicales que den un 'giro radical' a sus estrategias para ponerse al lado de la ciudadanía que sufre los estragos de la crisis e impulsen la movilización y organización sociales.

El manifiesto apuesta por 'arrebatar el poder económico a las finanzas, la socialización de la banca, la erradicación de los paraísos fiscales y el control social de los mercados financieros'.

En Barcelona, se han manifestado unas 3.000 personas. La manifestación comenzó en la Plaza Universitat, concluyendo ante el Ayuntamiento de Barcelona y el Palau de la Generalitat, en la Plaza Sant Jaume. Los convocantes se agrupan bajo la campaña 'Que la crisis la paguen los ricos', de la que forman parte multitud de entidades de todo tipo, sindicales, sociales, culturales, ecologstas y políticas.

Al final de la marcha leyeron un manifiesto en el que solicitaron, entre otras cosas, el fin 'inmediato' de los Expedientes de Regulación de Empleo, que la prestación de desempleo se alargue hasta la obtención de un nuevo trabajo, un salario mínimo de 1.200 euros, el fin de los embargos por motivos económicos y la disolución del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial (BM), de la Organización Mundial del Comercio (OCM) y del G-20, por ser 'organismos poco democráticos'.

Además, se llevaron a cabo actuaciones simbólicas como la quema de una gran moneda de un euro frente al Banco de España --'para subrayar que el dinero es el problema'--, la instalación de ataúdes de cartón frente a Fomento del Trabajo y el lanzamiento de zapatos a imágenes de los representantes del G-20.

Estas marchas se han unido a las que se han producido durante toda la jornada en ciudades como Londres, sede de la próxima cumbre del G-20, o Francfort.