Publicado: 12.03.2014 07:00 |Actualizado: 12.03.2014 07:00

Una crisis rampante sobrevuela el Camp Nou

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alves volvió a controlar dentro del área y, aunque algo escorado, chutó con la diestra y batió al cancerbero local por bajo. Corrió a celebrar con Neymar, con quien había realizado la combinación, y con el resto del equipo, sabedores de que el 0-2 en el Etihad era definitivo. O lo parecía al menos hace dos semanas, antes de que se derrumbara todo precipitadamente. Estos 14 días que han transcurrido, con la pésima imagen en Liga y peores sensaciones, han hecho que esa clara victoria en Manchester no parezca asegurar ya la eliminatoria como lo hacía entonces.

Lo que ha cambiado en tan pocos días en el Barça ya lo sabe todo el mundo. Lo que falta por saber es si la reacción llegará hoy en el Camp Nou (20.45 horas, Canal +) o si el City también sacará los colores a los culés. Al menos el escenario no puede ser mejor, con un estadio que se prevé lleno para apoyar a un equipo que se ha ganado con creces la credibilidad. Una noche de Champions y un temible rival enfrente, que es en realidad el que se juega la vida, aunque parezca lo contrario.

La bipolaridad exhibida por los de Martino esta temporada no asegura nada. El Barça ha demostrado ser capaz de lo mejor y de lo peor y esta noche se halla ante la ocasión perfecta para dar un golpe sobre la mesa, aunque no requiera de una gran remontada, como sí ha ocurrido otras veces. "Hay irregularidad en el juego, pero no es falta de motivación ni descenso del nivel de las individualidades", justificaba ayer el Tata. El técnico argentino planteará el encuentro "como si fuera la segunda parte de un partido que va 0-0". Colocará por ello a su once de gala, sin reserva alguna, aguardando que, como por arte de magia, todo vuelva a conectar como ocurría apenas hace unos días.

De darse la peor de las resoluciones, la crisis en el club alcanzaría ya unas dimensiones que se antojan difíciles de manejar, con la visita al Bernabéu a la vuelta de la esquina. Dos pinchazos contra el City y el Madrid enterrarían a Martino y a la actual Junta y desembocaría en unas más que posibles elecciones, con el equipo deambulando hasta la final de Copa.

El City, desde luego, no puede presumir de estar mejor que los azulgranas. Llegan de caer en la FA Cup ante el Wigan y puede volver a quedar esta noche apeado de la Champions, pese al espectacular desembolso del jeque. La buena noticia para los ingleses es que no tienen nada que perder y que recuperan a Agüero, la estrella de los citizens. La mala es no saber qué equipo se van a encontrar. El que no estará en su vuelta al Camp Nou será Pellegrini, quien verá el choque desde la grada. "Los jugadores del Barça son humanos, pueden tener un bajón, pero no podemos menospreciarles. Pelearemos hasta el último momento", prometió ayer el segundo entrenador de los ingleses, Rubén Cousillas.

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Xavi, Busquets, Iniesta; Alexis, Messi y Neymar.

Manchester City: Hart; Clichy, Lescott, Kompany, Zabaleta; Kolarov, Touré, Fernandinho, Silva; Negredo y Agüero.

Árbitro: Stephane Lannoy (Francia).