Publicado: 29.04.2014 00:00 |Actualizado: 29.04.2014 00:00

Los críticos del PSC se dan un mes para decidir si continúan en el partido o si fundan otro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La situación no puede ser más delicada en el seno del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), cuyos rifirrafes internos en torno al derecho a decidir y la consulta soberanista vuelven a amenazar con romper el partido por enésima vez. El sector más catalanista, minoritario en el Consell Nacional —máximo órgano de decisión— pero cuyas deserciones y discrepancias traen de cabeza al equipo que dirige Pere Navarro, reconoce que la idea de abandonar y fundar una nueva formación va cogiendo fuerza ante la actitud de la Ejecutiva sobre la consulta del 9 de noviembre, si bien se da un plazo de un mes para decidir si sigue en el partido o si se marcha. 

El "punto de inflexión", explican a Público distintos miembros de ese sector crítico que prefieren mantener el anonimato, será la decisión que adopte el próximo 29 de mayo la Comisión de Garantías de los socialistas catalanes sobre la sanción que impondrá a los tres diputados del Parlament —Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Nuria Ventura— que en enero decidieron incumplir la disciplina de voto de su grupo y votaron a favor de la iniciativa de las fuerzas nacionalistas para reclamar para Catalunya la competencia para convocar referendos.

En lo que parece un claro ultimátum al equipo de Navarro, las fuentes consultadas advierten de que el castigo determinará su permanencia en el partido o la llegada de la ruptura con la que llevan amenazando desde hace meses sin llegar nunca a ejecutarla. Y es que, según reconocen, la respuesta que desde la dirección se dio a la dimisión de 10 miembros del PSC de Girona —incluido su ya expresidente Joaquim Nadal— de sus cargos orgánicos la semana pasada, instándoles a abandonar el partido, no es el único "agravio" o "insulto" que según ellos han padecido en los últimos días por parte de la Ejecutiva.

Como un hecho "intolerable" califican el papel que ha mantenido su partido en respaldo a la iniciativa Societat Civil Catalana (SCC) que ha pretendido nacer como contrapeso a la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que está en contra de la consulta y que aboga por la permanencia de Catalunya dentro de España. Los críticos contactados por este diario lamentan que en dicho acto volviera a repetirse la foto de miembros del PSC junto con representantes del PP, Ciutadan's o incluso la derechista Vox.

Denuncian, además, que el vicepresidente de la SCC, Joaquim Coll, no es un sólo un historiador afín al sector oficialista del partido que dirige Pere Navarro, sino que es además el "ideólogo" de las estrategias de la dirección de los socialistas catalanes. Al igual que hiciera el jueves la corriente interna Avançem, los miembros del ala catalanista del PSC consultados arremeten también contra el diputado en el Congreso y exdelegado del Gobierno en Catalunya, Joan Rangel, por asistir la semana pasada al acto de presentación de la plataforma.

Los críticos afirman tener claro que su salida del partido no supondrá su integración en fuerzas independentistas como ERC, al igual que ha sucedido en el caso de la cabeza visible de Nova Esquerra Catalana y exconseller del PSC, Ernest Maragall. Aseguran que en el caso de que finalmente rompan fundarían una nueva formación "socialista y catalanista".

Participa en el debate:

http://WWW.QUONERS.ES/debate/crees-que-los-criticos-del-psc-deberian-fundar-otro-partido