Público
Público

El crudo de Texas cierra a un precio récord de 102,59 dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El barril de crudo de Texas se encareció hoy un 3 por ciento y cerró a un precio récord de 102,59 dólares en Nueva York, en una jornada en la que los valores de los combustibles también subieron con fuerza y el dólar se debilitó mas ante el euro y otras divisas.

Al concluir la actividad en el Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas parta entrega en abril añadían 2,95 dólares al valor anterior y cerraban a un precio nunca visto desde que en 1983 comenzaron a negociarse este tipo de contratos en el mercado neoyorquino.

Durante la sesión, el valor de este tipo de crudo tocó los 102,74 dólares/barril, con lo que pulverizó el máximo histórico de 102,08 dólares al que había llegado el día anterior.

La fuerte escalada del precio del petróleo WTI estuvo favorecida un día más por la notable subida en los valores de los combustibles de calefacción.

Los contratos de gasóleo para marzo añadieron siete centavos y finalizaron a un precio récord de 2,8456 dólares el galón (3,78 litros), un nivel nunca logrado antes desde que comenzaron en 1978 a negociarse estos contratos en el mercado neoyorquino.

Los contratos de gasolina para ese mes terminaron a 2,4957 dólares/galón, dos centavos más que el día anterior.

El precio de los contratos de gas natural para abril se elevó a 9,44 dólares por mil pies cúbicos, después de sumar 38 centavos al valor del miércoles.

El fuerte incremento en el valor del gas estuvo ligado a la caída en reservas almacenadas en la pasada semana en Estados Unidos, según datos divulgados hoy por el Departamento de Energía.

Las existencias de gas bajaron en 151.000 millones de pies cúbicos y el total, de 1,61 billones, es un 7,6 por ciento inferior al volumen del pasado año en la misma época.

La merma en reservas de gas, unido a expectativas de mayor demanda por el predominio de frías temperaturas en numerosas regiones de EE.UU., han favorecido el encarecimiento de ese combustible y que sus precios se sitúen en niveles que no alcanzaban desde comienzos de 2006.

Los operadores neoyorquinos comienzan a habituarse ya a negociar el crudo de Texas por encima de cien dólares, pues así ha ocurrido en seis de las últimas ocho sesiones.

La escalada más reciente ha ido en paralelo al fuerte debilitamiento del dólar frente al euro y a otras divisas, lo que abarata las compras de crudo con monedas fortalecidas.

La pérdida de vigor del dólar ha animado también la inversión en el petróleo, los metales y otras materias primas que se negocian en dólares, que actúan a la vez como destinos refugio en momentos de turbulencias o fuertes pérdidas en los mercados financieros.

El encarecimiento del crudo presiona al alza a los precios de venta al público de los combustibles, que en el caso del gasóleo y del diesel registran ya máximos históricos.

Esa tendencia, que puede ser un freno para el consumo y aumenta los riesgos de inflación, preocupa a la Reserva Federal de EE.UU., aunque por el momento parece más decidida a recortar de nuevo las tasas de interés en marzo para impulsar el avance de la economía.

El presidente de la Reserva, Ben Bernanke, volvió a aludir hoy a los elevados precios del crudo en su segunda comparecencia ante el Congreso y reiteró que es difícil prever el comportamiento que tendrán en meses venideros, debido a la incertidumbre sobre el nivel de oferta y de demanda y otros factores políticos.

Bernanke insistió en que no se espera que se den este año los enormes incrementos en el valor del crudo que ocurrieron en 2007.

"Mientras que no podemos hacer mucho en cuanto a los precios del crudo o de los alimentos en el corto plazo, tenemos que tener cuidado y estar seguros de que esos precios no afectan a los de otros bienes y servicios que se producen en EE.UU. y no dislocan las expectativas de inflación", indicó.