Público
Público

El delantero del Betis Rubén Castro, detenido por agredir a su expareja

La agredida denunció que el futbolista le propinó "varios puñetazos y bofetones". El jugador ha quedado en libertad con cargos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha detenido este martes en Sevilla al jugador del Real Betis Balompié Rubén Castro por agredir supuestamente a su expareja en plena Avenida de la Palmera de la capital hispalense. Tras permanecer tres horas y media en las dependencias judiciales, el delantero ha sido puesto en libertad con cargos por un presunto delito de lesiones y otro de agresión sexual y se le ha impuesto una orden de alejamiento de 300 metros y prohibición de comunicaciones.  

Las fuentes han detallado que ha sido la supuesta víctima la que ha denunciado ante la Jefatura de la Policía en Blas Infante que, sobre las 3,00 horas de este lunes, ambos se encontraban en la avenida de la Palmera y comenzaron una discusión en el marco de la cual el futbolista le habría propinado 'varios puñetazos y bofetones'. En la denuncia, la mujer aseguró que Rubén Castro es su pareja, aunque el futbolista lo ha negado y ha señalado que se trata de su exnovia.

Tras recibir la denuncia, agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la Policía se han trasladado en la mañana de este martes a la ciudad deportiva del Betis y, a la conclusión del entrenamiento, han procedido a la detención del delantero. El administrador judicial del Betis, José Antonio Bosch, que ha asistido a la declaración del jugador, ha dicho a los periodistas que el goleador verdiblanco ha negado las imputaciones de agresión física y sexual incluidas en la denuncia contra él. 'Se le ha imputado un delito de lesiones y otro de agresión sexual, y ahora se abre una instrucción. Nosotros tenemos la confianza y la certeza absoluta de que es inocente', ha recalcado Bosch, que no ha querido facilitar más datos sobre la causa abierta al considerar que les podría perjudicar.

Rubén Castro no ha querido hacer manifestaciones a la salida del juzgado, donde el administrador judicial del Betis ha explicado que el jugador verdiblanco ha realizado 'una declaración absolutamente coherente y, por supuesto, lo ha negado todo', tanto la imputación de agresión física como la de carácter sexual. Tras quedar en libertad, ha añadido, no tiene que comparecer en el juzgado y 'puede jugar, puede salir y va a ir a su casa', y ha insistido en que no ha querido hacer declaraciones 'porque lleva todo el día sentado en la Comisaría y porque sus abogados' así se lo han aconsejado, pues, de lo contrario, 'puede perjudicar a la defensa'.

Preguntado sobre cómo puede afectarle deportivamente este caso al delantero bético, Bosch ha señalado que 'dependerá de la fortaleza mental que tenga', aunque ha reiterado que él es inocente y que 'no tiene por qué afectarle de ninguna manera'. 'Lo he visto mosqueado, como alguien que se siente injustamente imputado en un delito. No hay denuncias cruzadas, lo han denunciado a él y punto', ha subrayado el dirigente del Betis, quien ha dicho que ahora se abrirá una instrucción que puede terminar en un juicio o bien con el archivo de la causa, según entienda la jueza.