Público
Público

Descomunal Barcelona

Los azulgrana superan un nuevo reto con su primera victoria y goleada al Espanyol en Cornellà

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Este Barça es demasiado. Demasiado incluso para un Espanyol y un estadio que se presumían como los ingredientes y la caldera idóneos para cocinar el plato más exótico y preciado en la Liga, que a día de hoy es una derrota azulgrana. Cornellà-El Prat, fortaleza donde nadie esta temporada había sacado un punto, ya ha sido derribado por el Barcelona,que nunca había ganado allí. Incluso en los partidos que parecen más igualados, acaba goleando sin piedad. Lo hizo hoy en un derbi vibrante y bello.

Ni toda la pasión y decibelios que caben en un estadio, ni un rival enorme y a la altura, en un momento fantástico y con una apuesta clara y decidida. Nada vale contra este Barça, que cuando no te mata con la avaricia de balón de su medular lo hace con la electricidad de sus atacantes. Si Iniesta, ovacionado por los pericos, encarna los valores del equipo, Pedro, bigoleador e impresionante, representa como nadie la persistencia de un equipo sin fin.

Pisó a fondo el Espanyol desde el inicio, dificultando la fluidez visitante, mordiendo con la misma fiereza en la presión en campo contrario y en las llegadas. Suyas fueron las primeras, aunque fue Osvaldo quien estrenó los guantes de Valdés.

Las diabluras de Messi y Pedro volvieron loca a la defensa local

Pero pobre de la defensa rival si le llega algún balón a los delanteros azulgrana. Su presión siguió al nivel de siempre, más avivada que amedrentada por el hostil griterío. El ejemplo más claro fue Alves, encantado de provocar en cada jugada a un público con memoria. Una recuperación suya en el centro del campo pudo generar el primer gol, pero Messi falló incomprensiblemente.

No tardó en brindar a Pedro un pase al hueco para que el canario, veloz como un rayo, ganara la espalda a la defensa blanquiazul e inaugurara el marcador.  El tanto dio tranquilidad al Barça, pero no relajación. Siguió buscando portería, hasta que la encontró Xavi tras un afortunado rebote.

El Barça se fue adueñando del balón a medida que la victoria cristalizaba en su piel. Pero hay que reconocerle al Espanyol el mérito de no rendirse, de seguir achuchando para complicar la salida del balón e intentar acuchillar en cuanto tenían el balón. Pero, por si alguien lo había olvidado, tiene el Barça a uno de los mejores porteros del mundo, que desvió ganó un mano a mano a Callejón.

Villa sentenció y redondeó el marcador con dos tantos casi seguidos

La resistencia blanquiazul parecía disipada cuando Osvaldo, letal, hizo resurgir a su equipo y enloquecer el encuentro con un tanto. Pero si el orgullo del Espanyol es difícil de destruir, aún lo es menos el juego del Barça y del inhumano Messi, que volvió a regalar un gol en esta ocasión a Villa, que sentenció el encuentro y poco después redondeó con el quinto gol.

Ni siquiera la infatigable afición espanyolista pudo aguantar hasta el final el ritmo de este equipo de leyenda que tritura todos los retos y todos los récords, como el de imbatibilidad o el de no haber marcado nunca cinco goles a domicilio en un derbi.

1 - Espanyol: Kameni; Chica (Amat, m. 63), Ruiz, Forlín, Dídac (David, m.80); Baena, Márquez; Luis (Dátolo, m. 61), Verdú, Callejón; Osvaldo.

5 - Barcelona: Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Abidal; Xavi, Sergio (Mascherano, m.78), Iniesta (Keita, m. 85); Pedro (Bojan, m. 87), Messi y Villa.

Goles: 0-1. M.18: Pedro gana la espalda a los centrales y marca aprovechando la asistencia de Messi. 0-2. M.29: Xavi aprovecha una sucesión de rebotes en el área para batir a Kameni. 0-3: Pedro aprovecha un balón muerto tras despeje de Kameni para marcar. 1-3. M.62: Osvaldo, tras una internada por la derecha. 1-4. M.75: Villa, a pase de Messi. 1-5: Villa culmina un contraataque.

Árbitro: Undiano. Mostró amarilla a Sergio, Kameni, Baena, Osvaldo, Piqué, Alves y Ruiz.

Cornellà-El Prat: 40.010 espectadores