Publicado: 17.04.2014 20:00 |Actualizado: 17.04.2014 20:00

Descubren un paisaje de hace tres millones de años bajo el hielo de Groenlandia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se cree comúnmente que los glaciares trabajan como una lijadora y que, a medida que se mueven sobre la tierra, raspan todo, la vegetación, el suelo e, incluso, la capa superior de la roca madre. Así que un equipo internacional de científicos se sorprendió mucho al descubrir un antiguo paisaje de tundra conservado bajo la capa de hielo de Groenlandia, dos millas (3,22 kilómetros) por debajo de la capa de hielo, como describen en un artículo que se publica este jueves en Science.

"Encontramos suelo orgánico que ha sido congelado en el fondo de la capa de hielo durante 2,7 millones de años", resume el geólogo de la Universidad de Vermont, en Estados Unidos, Paul Bierman. Esto proporciona una fuerte evidencia de que la capa de hielo de Groenlandia se ha mantenido durante mucho más tiempo de lo que se pensaba, permaneciendo a través del paso de muchos periodos de calentamiento global.

Groenlandia es un lugar de gran interés para los científicos y los responsables políticos porque la estabilidad futura de su enorme capa de hielo, del tamaño de Alaska y en segundo lugar tras la Antártida, tendrá una influencia fundamental en cómo de rápido y de alto aumentan los niveles globales del mar por el cambio climático causado por el hombre. "La antigua tierra bajo la capa de hielo de Groenlandia ayuda a desentrañar un misterio importante que rodea al cambio climático —destaca uno de los autores, Dylan Rood, del Centro de Investigación Ambiental de las Universidades Escocesas, en Reino Unido, y la Universidad de California, en Santa Bárbara, Estados Unidos— que consiste en saber cómo las grandes capas de hielo se derriten y crecen en respuesta a cambios en la temperatura".

El nuevo descubrimiento indica que incluso durante los periodos más cálidos desde que se formó la capa de hielo, el centro de Groenlandia se mantuvo estable, por lo que, lo más probable es que no se derrita completamente, según Bierman de Vermont. Esto ha permitido que quedara encerrado un paisaje de tundra sin modificar bajo el hielo durante millones de años de calentamiento global y enfriamiento.

"El conocimiento tradicional sobre los glaciares es que son agentes muy poderosos de erosión y pueden eliminar eficazmente un paisaje", señala el coautor del estudio Lee Corbett, estudiante graduado de la UVM que preparó las muestras de sedimento de hielo para su análisis. En cambio, explica que éstas demuestran que la capa de hielo de Groenlandia no está actuando como un agente de erosión, sino que, de hecho, en su centro, se ha producido muy poca erosión desde su creación hace casi tres millones de años. "En lugar de raspar y esculpir el paisaje, la capa de hielo ha congelado el suelo, actuando como un refrigerador que preserva este paisaje antiguo", detalla Bierman. Los científicos analizaron 17 muestras de "hielo sucio", del que

Bierman y un equipo del University of Vermont's Cosmogenic Nuclide Laboratory, extrajeron una rara forma del elemento berilio, un isótopo llamado berilio -10, que, formado por rayos cósmicos, cae del cielo y se pega a la roca y el suelo. Cuanto más suelo de la superficie de la Tierra está expuesto, más berilio-10 se acumula, por lo que medir cuánto hay en el suelo o una roca da a los geólogos una especie de reloj de exposición. Los investigadores planearon buscar pequeñas cantidades de berilio, puesto que el paisaje bajo la capa de hielo no se habría expuesto al cielo, pero resultó que los sedimentos tenían muy altas concentraciones cuando los midieron en un acelerador de partículas en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de la Universidad de California.

"A nivel mundial, sólo encontramos este tipo de concentraciones de berilio en los suelos que se han desarrollado a lo largo de cientos de miles de millones de años", pone como ejemplo el doctor Joseph Graly, que analizó los datos de berilio cuando trabajaba en la Universidad de Vermont. La nueva investigación, con el apoyo de fondos de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos, demuestra que el suelo se ha mantenido estable y expuesto en alguna parte a la superficie hace entre 200.000 y un millón años antes de ser cubierto por el hielo", señala Ben Crosby, miembro del equipo de la Universidad Estatal de Idaho, Estados Unidos, que participó en la investigación.

Para ayudar a interpretar estos inesperados resultados, el equipo también midió el nitrógeno y el carbono que podría haber sido depositado por el material vegetal en la muestra central. "El hecho de que se encontraron cantidades medibles de materia orgánica en el sedimento de hielo indica que el suelo debe haber estado presente bajo el hielo —afirma el coautor Andrea Lini, de la Universidad de Vermont—, y su composición sugiere que el paisaje preglacial puede haber sido una parte de la tundra boscosa".

"Groenlandia era realmente verde hace millones de años —recalca Rood—. Groenlandia parecía la tundra verde de Alaska antes de que fuera cubierta por el segundo mayor cuerpo de hielo de la Tierra". Para confirmar sus hallazgos acerca de este antiguo paisaje, los investigadores también midieron los niveles de berilio en una moderna capa de hielo de la tundra del suelo en la Ladera Norte de Alaska, descubriendo valores "muy similares", según Bierman, que confirmaron que lo descubierto debajo de Groenlandia era suelo de tundra.

Muchos geólogos buscan una visión a largo plazo de la historia de la capa de hielo de Groenlandia, incluyendo la forma en que se mueve y ha modelado el paisaje debajo de ella, con la mirada puesta en una mejor comprensión de su comportamiento futuro. Con 656.000 kilómetros cuadrados de hielo, contiene suficiente agua para, si se funde completamente, elevar los niveles globales del mar 23 pies (siete metros). A partir de una gran cantidad de indicadores en todo el mundo, está claro que las temperaturas globales están avanzando hacia mucho más calientes que los periodos interglaciales más cálidos en millones de años, según Bierman, quien alerta de que si los hombres mantienen la trayectoria actual, esta capa de hielo no sobrevivirá.