Público
Público

Díaz Ferrán dice que se ha hipotecado por Air Comet

Toxo aboga en 'Tengo una pregunta para usted' por reducir la jornada en lugar de pagar subsidios a los desempleados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la patronal de todos los empresarios (CEOE), tuvo que reconocer ayer en televisión y en directo las dificultades por las que atraviesa su grupo empresarial y en concreto la aerolínea Air Comet, que debe salarios de trabajadores y cotizaciones a la Seguridad Social desde hace meses y podría arrastrar tras de sí a todo el Grupo Marsans si no logra la financiación necesaria.

En su intervención en el programa Tengo una pregunta para usted de TVE, el jefe de los empresarios aseguró que ha hipotecado su casa 'para salvar esa compañía' y que su socio (refiriéndose a Gonzalo Pascual) 'también'. 'Es verdad que una empresa concreta [del grupo] tiene problemas', tuvo que admitir Díaz Ferrán en el mismo programa en el que estaba defendiendo, una vez más, la reforma laboral que piden los empresarios.

'Pero es un grupo con muchas empresas. (...) Estamos ayudando a la compañía desde el resto del grupo'. El entramado societario de Díaz Ferrán necesita, fundamentalmente por Air Comet, 50 millones de euros para sobrevivir.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, apeló en el mismo espacio por que, en lugar de pagar subsidios a los desempleados, se les mantenga en sus puestos de trabajo con reducciones de jornada y el Estado compense la parte del sueldo que dejen de percibir.

Carlos, uno de los participantes, le preguntó por qué no se rebajan sus sueldos 'blindados' los dirigentes sindicales y hacen un esfuerzo que 'ilusione' a la gente ante la crisis. El secretario general de CCOO le respondió que su sueldo no está blindado, que gana como un trabajador cualificado y que no está de acuerdo con que, por 'regla general', se congelen los salarios, ya que incrementan la caída del consumo y conllevan despidos.

Por ello, aconsejó a los empresarios que sigan el ejemplo de Alemania, donde en lugar de despedir a los trabajadores se les está reduciendo la jornada y el Estado les compensa la parte del salario que pierden por trabajar menos.