Público
Público

Diez comunidades siguen en alerta y miles de ciudadanos sin luz

La previsión señala que el viento seguirá azotando con fuerza y que habra precipitaciones de nieve. Mientras, miles de ciudadanos de Catalunya y el País Vasco no han recuperado todavía el suministro eléctrico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Diez Comunidades Autónomas continúan en alerta ante la previsión de que el viento siga azotando con fuerza y de que se registren precipitaciones de nieve, y miles de ciudadanos de Catalunya y el País Vasco no han recuperado todavía el suministro eléctrico.

Tras conocer las predicciones meteorológicas, la Dirección General de Protección Civil ha avisado por fuertes vientos costeros a Cantabria, Galicia, Asturias, País Vasco y Melilla; por fuertes vientos, a Catalunya, Navarra y Comunidad Valenciana, y por nieve, también a Andalucía, Asturias, Cantabria, Madrid, Navarra y País Vasco.

Cataluña, una de las comunidades donde el temporal ha sacudido con más virulencia, 2.000 personas han asistido en Sant Boi del Llobregat al funeral por los cuatro niños que murieron el pasado sábado al derrumbarse un pabellón deportivo en ese municipio barcelonés debido al fuerte viento.

A esos cuatro fallecimientos hay que sumar otras diez muertes desde el pasado jueves a causa, directa o indirectamente, de los efectos del temporal, sobre todo por la caída de árboles o muros.

En el municipio gallego de Cervo, uno de los afectados por el corte del suministro eléctrico, dos personas han muerto esta mañana al parecer como consecuencia de la inhalación del dióxido de carbono producido por una antigua estufa.

En San Sebastián se ha encontrado este lunes por la mañana el cadáver de una mujer, cuya identidad todavía se desconoce, en la desembocadura del río Urumea, pero de momento se desconocen los detalles del suceso y la causa de la muerte.

Aunque el viento no ha provocado incidentes de importancia, sí lo ha hecho el granizo que ha caído con fuerza esta mañana en Santander y ha provocado inundaciones en varios puntos de la ciudad, ha dificultado el tráfico en sus principales accesos e, incluso, ha afectado a dos vuelos en el aeropuerto de Parayas.

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha hablado por primera vez del temporal y se ha referido a las palabras del titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien reconoció que, una vez más, las previsiones respecto al temporal se quedaron cortas.

Espinosa, que aseguró haber hablado con Rubalcaba, ha señalado que el ministro se refería a que 'los datos aportados no coinciden con los de la Agencia Estatal de Meteorología, sino con un servicio más local', en referencia al de Catalunya.

La ministra ha defendido la actuación de esta Agencia , que depende de su Ministerio, y ha destacado la coordinación con Protección Civil.

La propia Aemet ha asegurado que se cumplieron 'totalmente' sus predicciones y, en declaraciones a Efe, su portavoz, Ángel Rivera, ha asegurado que 'hay datos para demostrarlo'.

Así, en Catalunya se activó la alerta naranja (riesgo importante) ante la previsión de vientos fuertes, con rachas de hasta 120 kilómetros por hora.

En la zona más próxima al polideportivo de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) en una hora cercana a la del suceso el viento alcanzó 111 kilómetros por hora, según el dato de los servicios catalanes, y 99 kilómetros por hora, según el facilitado por la red estatal, ambos 'dentro del margen dado' por la Aemet.

Además, según el portavoz, Protección Civil avisó y alertó a las comunidades autónomas.

También en Galicia y las comunidades del cantábrico, se cumplieron las predicciones de la Aemet, que había activado la alerta roja (riesgo extremo) por vientos de 150 kilómetros por hora, que podían llegar hasta los 170 kilómetros en algunos puntos del litoral.

Los diputados gallegos del PP han presentado una iniciativa en el Congreso en la que exigen al Gobierno la declaración de zona catastrófica para áreas de Galicia y de otras comunidades del norte afectadas por el temporal.

En esta comunidad, más de 7.000 escolares no han podido asistir este lunes a clase debido a las inclemencias meteorológicas.

La devastación producida por el temporal fue tal en Catalunya que algunas de las líneas eléctricas del Baix Llobregat han desaparecido literalmente y aún permanecen sin luz 10.000 abonados de diversas urbanizaciones de esa zona y de poblaciones del litoral y prelitoral barcelonés.

También continúan sin servicio eléctrico alrededor de 1.700 abonados en el País Vasco, a pesar de que ya se ha restablecido el 99 por ciento del suministro que resultó afectado por el temporal.

En el municipio costero vizcaíno de Ibarrangelu, el temporal ha provocado que algunas zonas de bosque hayan resultado 'prácticamente arrasadas' en el municipio.

Los desperfectos en edificios e instalaciones causados por el viento ha impedido a más de 8.000 alumnos catalanes asistir a clase, mientras que el Ayuntamiento de Barcelona ha enviado una circular a todos los centros educativos y pabellones deportivos municipales recomendando que los alumnos y usuarios no salgan a los patios o pistas exteriores, para prevenir accidentes.