Público
Público

Dinamarca y Holanda, los ejemplos a seguir

Europa suspende a España en su último estudio sobre las políticas activas de empleo en la región

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La escasa eficiencia de las políticas activas de empleo en España es una cuestión de la que nadie duda. Y entre sus detractores está la Comisión Europea, que en un estudio comparativo sobre los sistemas públicos de empleo (SPE) de todos los países de la zona, concluyó que España no está ni mucho menos entre los ejemplos a seguir en este campo. Los modelos a imitar son Alemania, Italia, Reino Unido, Polonia, Eslovenia, Estonia, Dinamarca y Holanda, aunque especialmente los dos últimos.

En un análisis amplio sobre la flexiseguridad (fórmula para permitir la flexibilidad en las relaciones laborales y, al tiempo, garantizar la estabilidad de la empresa y los trabajadores), publicado recientemente, la Comisión dice textualmente: 'España consigue sus mejores resultados en su sistema de Seguridad Social y en sus modelos contractuales, pero sus resultados son modestos en lo que se refiere a la formación continua y las políticas activas de empleo'.

La Comisión dice que España tiene resultados pobres en políticas activas

La primera recomendación de la UE para avanzar en este último campo es que los servicios públicos de empleo deben convertirse en 'mediadores que actúan en asociación con empleadores, empleados, organizaciones benéficas, servicios de empleo privados, e instituciones de formación continua'. Los ocho países que la Comisión señala como modelos siguen estas líneas maestras, que el organismo define como 'buenas prácticas' que espera 'que sirvan de inspiración para los servicios públicos de empleo, responsables de la toma de decisiones, y todos los participantes en el sistema'.

El sistema de empleo público español no es, pues, un modelo a seguir. De hecho, el estudio explica que al pedirle información y ejemplos de buenas prácticas, el Servicio Público de Empleo Estatal español fue descartado por estar las competencias transferidas, así que 'los cuestionarios se enviaron a todas las regiones españolas. De todas formas, ninguna contestó'.

Las CCAA no contestaron las preguntas de la UE sobre sus iniciativas

Aun así, dentro de la llamada Estrategia Europa 2020, enunciada por la Comisión Europea en marzo de este año, el Reino de España sí se ha comprometido con sus socios europeos a mejorar su gestión del desempleo. Ese compromiso incluye tres ejes de reformas a desarrollar en el marco de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: las bonificaciones a la contratación, la formación, y el papel de las agencias privadas de colocación. Y dos son los países considerados ejemplo a seguir por todos los demás miembros de la Unión: Dinamarca, en la que la formación para el empleo se da en la empresa una vez que ya está contratado el desempleado, o realizando sustituciones para cubrir bajas. Y Holanda, que destaca por su sistema de colaboración público-privada en la intermediación laboral.

Entre los sistemas que los expertos destacan como políticas activas de empleo más efectivas figuran los programas que utilizan en Alemania y en Holanda de colocación de los empleados de un puesto laboral a otro directamente, para evitar que entren a formar parte del paro.

Otra de las fórmulas más utilizadas en los países más avanzados en este campo es la elaboración de itinerarios de integración laboral, con los que se diseña el camino por el que más rápidamente puede retornar un desempleado al mercado de trabajo. Esta modalidad se sigue, por ejemplo, en Alemania, en Italia y en Reino Unido. La colaboración entre agencias privadas de colocación y agencias públicas y universidades es otro de los sistemas que más se está utilizando en el continente y que mejores resultados está dando, según los expertos del ramo. Italia es uno de los países que más fomenta esta coordinación.