Público
Público

El disidente cubano Fariñas cumple 100 días en huelga de hambre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nelson Acosta

El disidente cubano Guillermo Fariñas cumple el jueves 100 días en huelga de hambre mostrando su escepticismo ante una posible liberación de los presos políticos en la isla, cuyo Gobierno comunista comenzó a trasladarlos a cárceles más cercanas a sus familiares.

Fariñas, un psicólogo de 48 años, inició su ayuno después del fallecimiento en febrero del preso político Orlando Zapata tras 85 días de huelga de hambre, un hecho que avivó las críticas de Estados Unidos y Europa sobre la situación de los derechos humanos.

"El Gobierno se toma todo su tiempo para cualquier cosa. Está jugando con los sentimientos y la ansiedad de las familias. Estoy escéptico pues hay que ver para creer sobre posibles liberaciones", dijo por teléfono a Reuters.

El opositor, a quien el Gobierno comunista considera un "vendepatria", sigue hospitalizado y recibe hidratación por vía intravenosa en un centro médico de Santa Clara, a unos 270 kilómetros al este de La Habana, ciudad donde reside.

"Hoy estoy bastante estable dentro de la gravedad. No tuve fiebre anoche, ni la presión baja", señaló.

La situación de los reos políticos en la isla fue uno de los temas abordados en un inédito encuentro que el mandatario cubano, Raúl Castro, sostuvo a mediados de mayo con el arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, y el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos, Dionisio García.

Castro, que el jueves cumple 79 años, ha dicho que su Gobierno no cederá al "chantaje" de sus enemigos.

Las autoridades y la Iglesia dieron el martes un primer paso tras el diálogo, reubicando a seis presos de una lista de disidentes que forman parte del grupo de los 75 condenados a penas de hasta 28 años de cárcel en una cruzada del Gobierno contra la oposición en marzo de 2003.

"ARMARSE DE PACIENCIA": FARIÑAS

Fariñas dijo que "hay que armarse de paciencia pues los traslados son una maniobra del Gobierno para dividir a las Damas de Blanco", en alusión a un grupo de esposas y madres del presos políticos.

El disidente, ingresado desde el 11 de marzo, ha dicho que está "dispuesto a ir en esta huelga de hambre hasta las últimas consecuencias, incluida la muerte".

La eventual excarcelación de los presos políticos podría conducirlo a deponer su huelga. Fariñas reclama la liberación de unos 26 reclusos con la salud deteriorada.

La liberación de los prisioneros en Cuba es una de las demandas del Gobierno de Estados Unidos para considerar el levantamiento del embargo económico de casi medio siglo que intenta asfixiar económicamente a la isla.

Cuba sostiene que los disidentes son "mercenarios" pagados al servicio de Washington, su principal enemigo ideológico.

Esta semana se esperan otros traslados de presos a cárceles más cercanas a donde residen sus familias con la posibilidad de que fuesen liberados, según una fuente disidente.

Washington dijo el miércoles que "está preparando una respuesta" sobre la situación de los presos políticos en Cuba.

"Seguimos esperando que los presos de conciencia sean liberados, en vez de sólo trasladados, y esperamos (que eso ocurra) lo antes posible", dijo en Washington el portavoz del Departamento de Estado, Phillip Crowley.