Público
Público

Disidentes ven en la renuncia de Fidel Castro la posibilidad del comienzo de los cambios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Organizaciones de la oposición interna cubana acogieron el anuncio hoy del jefe de la revolución, Fidel Castro, de dejar el poder tras casi medio siglo, como una posibilidad de que se abran las puertas a cambios en la isla.

Aunque discreparon sobre si el líder cubano seguirá manejando el país "entre bambalinas", la mayoría de los consultados por Efe opinó que la renuncia reforzará el liderazgo del presidente provisional, general Raúl Castro, para llevar a cabo las anunciadas reformas económicas que no se han producido.

Oscar Espinosa Chepe, preso excarcelado del "Grupo de los 75", afirmó que el mensaje difundido en la prensa oficial cubana supone "la consolidación de Raúl Castro" y que ahora "hay más posibilidades de que se inicie algún proceso de cambios, sobre todo en lo económico".

"Es un golpe fuerte para los elementos más inmovilistas del Gobierno", agregó, y subrayó que aunque Fidel Castro siga influyendo en la toma de decisiones, con su alejamiento del poder "el grado de influencia baja considerablemente".

Manuel Cuesta Morúa, del socialdemócrata "Arco Progresista", aseguró que la decisión del líder cubano, convaleciente desde julio de 2006 por una enfermedad intestinal que le obligó a delegar sus cargos, es un "alivio histórico para todos los cubanos".

En su opinión, despeja "las dudas sobre la necesidad de institucionalizar el liderazgo de Cuba" y despeja la "posibilidad de que se abran las reformas que demanda el pueblo".

"Termina una era épica de Cuba y empieza una época de normalización, de cambios que se acelerarán una vez que Raúl Castro tome el poder", declaró Cuesta en referencia a la constitución de la Asamblea Nacional el próximo 24 de febrero, cuando se designará al nuevo Consejo de Estado.

Miriam Leiva, co-fundadora de las "Damas de Blanco", familiares de los 75 condenados en la primavera de 2003, sostiene que "comienza una nueva etapa que ojalá lleve hacia los cambios y hacia la democracia, y el pueblo cubano pueda ser creativo".

Para Leiva, la decisión del octogenario líder evidencia que "se ha dado cuenta de que es una persona enferma" y "libera a Raúl Castro para poder ejercer y llevar a cabo las reformas y que surjan otras personas en la cúpula del Gobierno y del Estado".

No obstante, en su opinión, "el primer paso debe ser que liberen a nuestros disidentes".

El líder del grupo moderado "Cambio Cubano", Eloy Gutiérrez Menoyo, consideró que el jefe de la revolución ha adoptado la mejor de las opciones que tenía: "la de renunciar"; algo que, en su opinión, "abre una perspectiva de cambio, si (Fidel Castro) no está tras las bambalinas tratando de dirigir todo".

"Lo que se impone es levantar la creatividad de los cubanos, permitir que los cubanos puedan trabajar y contribuir a levantar el país, y que no todas las cosas sean un delito", dijo.

Gutiérrez Menoyo cree que empezando "con los cambios económicos, los cambios políticos deben venir".

En el otro lado de la balanza se encuentra Martha Beatriz Roque, de la Asamblea para Promover las Sociedad Civil, que coincidió en la metáfora de las bambalinas para asegurar que Castro "va a seguir detrás" de las decisiones que se adopten en la isla.

Para Roque, la decisión del líder cubano "no es el cese del poder" y recordó que la Constitución cubana establece "que la dirección máxima está en el Partido" Comunista de Cuba.

"Él ha renunciado al Consejo de Estado, pero no al partido", dijo, al opinar, que la decisión buscó "legitimar la situación de Raúl Castro, porque eso ha sido criticado en el mundo, eso de ser jefe sin ser jefe".

Piensa Roque que se producirán algunos de los "cambios estructurales" anunciados por Raúl Castro, "porque todo el mundo los está pidiendo", pero expresó sus dudas acerca de la verdadera intención de cambio del menor de los Castro.

El líder del Movimiento Cristiano Liberación, Oswaldo Payá, afirma en un comunicado difundido hoy en La Habana que la noticia "indiscutiblemente tiene importancia histórica" y llama a las autoridades a "trabajar inmediatamente para transformar las leyes para que los ciudadanos tengan derecho a expresarse y asociarse".