Público
Público

Dispositivos para trastorno pélvico suelen tener efecto adverso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los dispositivos vaginalespara tratar un trastorno llamado prolapso pélvico tienen altastasas de complicaciones en el largo plazo, según un estudio.

El prolapso de órganos pélvicos es un trastorno en el quelos músculos debilitados y el tejido en la pelvis permiten queuno o más órganos (útero, vejiga o recto) salgan por la vagina.

Algunos síntomas incluyen la presión vaginal y el dolorcrónico en la zona baja del abdomen o la espalda.

Los casos más graves se tratan quirúrgicamente, pero lostratamientos conservadores también dan resultado. En lasmujeres con sobrepeso, lo más útil es adelgazar, mientras quealgunas mujeres logran aliviar los síntomas con ejercicio querefuerzan los músculos del piso pelviano.

Los dispositivos removibles llamados pesarios, que secolocan en la vagina para sostener los órganos pélvicos, sonotra opción terapéutica.

Distintas versiones de esos dispositivos se utilizan desdeel siglo XV AC, pero todavía se desconocen sus efectos adversoscuando se usan durante un período prolongado.

El seguimiento a 167 mujeres tratadas con un pesariodurante meses hasta 14 años reveló que más de la mitad (56 porciento) tuvo algún efecto adverso. Los más comunes fueron elsangrado vaginal, el flujo intenso, el dolor y laconstipación.

La mayoría de mujeres dejó de usar el dispositivo, precisanlos autores del estudio en la revista BJOG.

Los resultados sugieren que, en muchas mujeres, lospesarios deberían utilizarse por un período corto, aseguran.

"El pesario del tipo anillo vaginal sigue siendo una buenaopción terapéutica", dijo la doctora Kate H. Moore, deUniversity of New South Wales, en Sídney, Australia.

"Pero, con esos resultados, les podemos decir a laspacientes de mediana edad que es una solución de corto plazo,de 2 a 5 años", agregó a Reuters Health por e-mail.

Moore precisó que los pesarios vaginales se siguenofreciendo como una solución de largo plazo a las adultas muymayores, que tienden a desarrollar menos complicaciones delargo plazo.

El estudio incluyó a 167 mujeres a las que se les habíacolocado un pesario vaginal durante 10 años. El 14 por cientoseguía usando el dispositivo al final del estudio. Las mujeresque suspendieron el tratamiento usaron los dispositivos duranteunos 2 años.

Las pacientes tuvieron varios motivos. Al 27 por ciento lemolestaban los efectos adversos del pesario y, en la mayoría delos casos, preferían hacer ejercicio físico.

Otro 30 por ciento optó por la cirugía. En algunos casosporque no estaban conformes con la efectividad del pesario, losefectos adversos o las molestias.

La cirugía para tratar el prolapso pélvico varía según dequé órgano se trate, pero en algunos casos, se extirpa elútero. La cirugía también tiene sus riesgos potenciales en ellargo plazo, como la incontinencia o el dolor durante lasrelaciones sexuales.

Moore dijo que no conoce estudios comparativos sobre lastasas de efectividad de complicación de largo plazo para lacirugía en mujeres con pesarios.

FUENTE: BJOG, diciembre del 2009.