Público
Público

EEUU quiere nombrar a un "primer ministro" afgano por su descontento con Karzai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos y sus aliados europeos quieren nombrar a un "primer ministro afgano" por su descontento con la gestión del presidente de ese país, Hamid Karzai, según el diario "The Guardian".

El diario señala que para diluir el poder de Karzai se ha propuesto igualmente que los recursos destinados a ese país no se canalicen en el futuro a través del Gobierno central sino que vaya a las provincias.

Según el periódico, muchos funcionarios europeos y estadounidenses han expresado su decepción por la corrupción e incompetencia que atribuyen al gobierno de Karzai.

Sin embargo, Occidente no ve de momento ninguna alternativa y cree que el presidente volverá a ser reelegido en agosto por sus compatriotas.

Pero, según el periódico, EEUU y sus aliados quieren al menos revisar las atribuciones de Karzai, algo de lo que se ocupará la conferencia sobre Afganistán prevista para el 31 de marzo en La Haya.

"Karzai no está cumpliendo. Si hemos de seguir apoyando a su gobierno, éste tendrá que funcionar como es debido y garantizar que decrece, en vez de aumentar, la corrupción. Los niveles de corrupción son aterradores", dijo un diplomático al periódico.

Según otra fuente diplomática, se han estudiado posibles alternativas a Karzai, descartadas porque nadie podía garantizar que quien le reemplazase "no resultara ser diez veces peor".

El periódico cita al español Frances Vendrell, ex representante especial de la UE en Kabul, quien considera que el principal problema de Karzai es que "no le gusta enfrentarse a la gente o decirle cosas que no quiere oír".

Según Vendrell, "ha sido una lucha constante persuadirle para que se deshiciera de ministros o gobernadores corruptos o incompetentes".

Anwar ul-Haq Ahadi, otro ex ministro de Finanzas y ahora rival de Karzai, dice que el presidente "carece totalmente de capacidad para el pensamiento crítico" y no "prepara las reuniones" de forma que en el gabinete "asume una posición y espera que todos le sigan".

Pero, según The Guardian, la gota que colmó el vaso de la paciencia de EEUU fueron las críticas de Karzai a las fuerzas norteamericanas, a las que acusó el pasado septiembre de masacrar a más de noventa civiles, incluidos niños y mujeres, en Azizabad.