Público
Público

EEUU y China se alían para combatir la crisis mundial

Las dos potencias buscan limar sus diferencias y acercar posiciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU y China, la primera economía del planeta y la mayor potencia emergente, están dispuestas a superar sus diferencias de intereses y cooperar para dar salida a la crisis financiera. Al menos esta es la conclusión final a la que llegaron ambos países el llamado 'G-2' tras los encuentros bilaterales celebrados a principios de esta semana en Washington.

'La relación entre EEUU y China definirá el siglo XXI', dijo el presidente norteamericano, Barack Obama, en la inauguración del primer Diálogo Estratégico y Económico entre EEUU y China bajo su mandato.

En el encuentro destacó la presencia del consejero de Estado y responsable de política exterior chino, Dai Bingguo, y su homóloga estadounidense, Hillary Clinton, así como la reunión entre el viceprimer ministro Wang Qishan y el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner.

Buscar la cooperación para dar salida a la crisis económica sigue siendo uno de los temas críticos, ya que EEUU y China aún deben superar muchas diferencias en el terreno comercial y económico. Especialmente, cuando la economía norteamericana ha caído en recesión y depende del gigante asiático para financiar su deuda pública.

'Ambas partes deben valorar, mantener y desarrollar estas relaciones', dijo Dai a la prensa tras su encuentro con Clinton. Los dos representantes firmaron un 'memorando de entendimiento' para la cooperación en cambio climático, energía y medioambiente, aunque se desconocen los detalles. EEUU y China son los principales emisores de gas invernadero del planeta.

Respecto a la seguridad internacional, EEUU y China colaborarán para lograr el desarme nuclear en el mundo. Washigton quiere que China tome un papel más activo en el desarme nuclear de Corea del Norte, ya que Pekín es el principal aliado político y comercial de Pyongyang.

También acordaron incrementar el diálogo militar después de que fuera suspendido en diciembre, cuando la Administración Bush vendió armas a Taiwan.

Este encuentro de tono conciliador es una ampliación de una serie de reuniones bianuales establecidas en 2006 por el presidente Bush, quien ya olió la necesidad de estrechar las relaciones sino-americanas, ante el incremento de las tensiones comerciales.