Público
Público

Egipto da un paso hacia la normalidad y se despide del toque de queda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Egipto dio ayer un paso más hacia la normalidad y dice adiós al toque de queda nocturno que el Ejército ha mantenido desde el pasado 29 de enero para combatir la inseguridad en las carreteras y calles egipcias tras la revolución.

En las últimas semanas el toque de queda había quedado reducido a sólo tres horas -de 02:00 a 05:00 hora local (00:00 y 03:00 hora GMT)-, aunque llegó a estar vigente desde las 16:00 hasta las 08:00 hora local (14:00 y 06:00 hora GMT) durante los primeros días de movilizaciones contra el entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Aun así, la prohibición de salir a las calles por la noche no afectó el ajetreo continuo de El Cairo, donde coches y personas siguieron desplazándose de noche a un ritmo sólo algo menos intenso de lo que es habitual en la ciudad donde las tiendas nunca cierran y la gente pasea por los puentes que cruzan el Nilo a todas horas.

El empresario Mohamed Sobhi, que dirige una compañía de transporte turístico, explicó a Efe que en los últimos meses se ha visto obligado a rechazar clientes que querían viajar durante las horas en las que estaba vigente el toque de queda.

"Me da miedo que si mis conductores llevan a alguien durante esas horas la Policía les pare y tengan problemas", aseguró.

De todas formas, Sobhi reconoció que en alguna ocasión se vio obligado a circular con el toque de queda vigente y tuvo que pararse en los puestos de control del Ejército: "Quieren saber porqué estás en la calle, pero tampoco te causan muchos problemas, por eso muchos taxis y mucha gente han seguido saliendo de noche", explicó.

El sector del ocio nocturno, cuyos ingresos cayeron cuando se impusieron las primeras restricciones para salir por la noche, celebra el levantamiento del toque de queda.

Uno de los bares más populares entre los expatriados y la clase acomodada egipcia, el Cairo Jazz Club, redujo sus ingresos a la mitad en los últimos meses, y uno de los copropietarios, Amar Dajani, espera que aumenten de nuevo.

"Ahora podremos abrir hasta las tres o las cuatro en lugar de cerrar a las dos", subrayó con satisfacción Dajani.

El responsable del local, donde hay música en directo todas las noches, destacó que sus beneficios se concentran sobre todo a altas horas de la madrugada, por lo que "poder abrir una o dos horas más va a representar una gran diferencia".

Por otro lado, el director de la agencia mayorista de viajes Galaxia Tours, Mohamed Hassanein, dijo a Efe que el fin del toque de queda tendrá "un efecto psicológico para la gente que viene, hará que los turistas se sientan tranquilos".

"Da una imagen de más tranquilidad en el país, aunque a los empresarios del sector turístico no nos afecta de ninguna manera porque entre las dos y las cinco de la madrugada los turistas no se mueven", aseguró.

A pesar de que el Ejército no explicó el motivo de levantar ahora el toque de queda, empresarios y ciudadanos apuntan a la mejora de la situación de seguridad en el país.

Además, la llegada del calor y del agobiante verano cairota lleva a la mayoría de sus habitantes a dormir de día y aprovechar las temperaturas más moderadas de la noche para trabajar, hacer encargos, comer y conversar en cualquier esquina en compañía de una shisha o pipa de agua y un vaso de té ardiendo.

"Es lógico que lo levanten, tampoco vamos a tirarnos toda la vida con el toque de queda", manifestó Hassanein, mientras que Sobhi atribuyó el fin de la medida a un intento por parte del Gobierno de "animar a los turistas a que regresen para que Egipto vuelva a la normalidad".

Laura Millan Lombraña