Público
Público

Algo de ejercicio también reduce la presión en las mujeres obesas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Hacer algo de ejerciciotambién ayudaría a las mujeres obesas a reducir sus valores depresión.

En un estudio sobre 404 mujeres que, al azar, hicieron o noejercicio, un equipo observó que la actividad física de bajaintensidad (caminar en una cinta o pedalear en una bicicletafija) reducía lo que se conoce como presión del ejercicio.

Es normal que la presión aumente durante la actividadfísica, pero valores muy altos están asociados con un mayorriesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, independientementedel valor normal en reposo.

De modo que esto refuerza la importancia de mantenerseactivos.

"Hay que encontrar la manera de incluir el ejercicio en eldía a día", dijo el autor principal, Damon L. Swift, del CentroPennington de Investigación Biomédica, en Baton Rouge, Luisiana.

Aunque es una recomendación habitual, el resultado delestudio publicado en la revista Menopause la refuerza porquesurge de una investigación bien diseñada, en la que a mujeressedentarias se les indicó al azar hacer ejercicio o mantenersesedentarias.

El hecho de que sólo se beneficiaran las mujeres activasatribuiría el efecto al ejercicio.

El equipo de Swift reunió a 404 mujeres, de entre 45 y 75años, que tenían sobrepeso u obesidad, eran sedentarias y teníanvalores altos de presión.

Al azar, se las dividió en cuatro grupos: tres hicieron unarutina física de distinta intensidad durante seis meses y unomantuvo su estilo de vida.

En uno de los tres grupos activos, las participanteshicieron lo que los expertos suelen recomendarles a los adultos:2,5 horas semanales de ejercicio moderado. El segundo grupo hizoapenas la mitad de esa cantidad de ejercicio, mientras que eltercero trabajó más fuerte: casi cuatro horas semanales deactividad física moderada.

Al final, los valores de la presión habían mejorado en esostres grupos. En el grupo más activo, la presión sistólica (elvalor "máximo" de lectura) se redujo unos 14 puntos, comparadocon 11 puntos en el grupo menos activo. Sin embargo, elejercicio no modificó la presión en reposo.

Dado que un valor alto de presión del ejercicio le sumaríatensión al corazón, el autor sostuvo que reducirlo, aun sinmodificar la presión en reposo, sería bueno para el corazón.

Y aun las personas sin hipertensión crónica tendrían valoresanormales durante el ejercicio.

"Observamos que incluso entre las mujeres conprehipertensión, muchas tenían presión del ejercicioanormalmente elevada", dijo Swift.

Antes de empezar a hacer ejercicio, se recomienda que laspersonas sedentarias con sobrepeso se realicen un controlmédico.

FUENTE: Menopause, online 12 de diciembre del 2011