Público
Público

El ejercicio reduciría el riesgo de desarrollar varios cánceres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los adultos regularmenteactivos, ya sea por trabajo o actividad física, serían menospropensos a desarrollar varios cánceres, sugirió un nuevoestudio.

La investigación controló a unos 80.000 adultos japonesesdurante una década y mostró que los hombres y mujeresregularmente activos tenían menos riesgo de desarrollarcualquier tipo de cáncer.

Cuando los autores analizaron tipos de cánceresespecíficos, hallaron que el ejercicio estaba asociado con unmenor riesgo de cáncer de colon, hígado, páncreas y estómago.

El equipo observó también que el efecto protector era muchomás fuerte entre los hombres y las mujeres con peso normal, loque respalda la teoría de que la actividad física disminuye elriesgo de cáncer por lo menos en parte gracias al mejor controldel peso corporal.

Los resultados obtenidos por el equipo de Manami Inoue, delCentro Nacional de Oncología de Japón, en Tokio, fueronpublicados en American Journal of Epidemiology.

El equipo analizó la incidencia del cáncer en 79.771hombres y mujeres, de entre 45 y 74 años al inicio delestudio.

Entre 1995 y 1999, los participantes respondieron sobre susniveles de actividad física, alimentación y otros hábitos devida; el equipo los controló hasta el 2004 y registró más de4.300 diagnósticos de nuevos cánceres.

Según el equipo, el riesgo de desarrollar un cáncer bajabasignificativamente a medida que aumentaba el nivel de actividadde los participantes.

En promedio, los hombres más activos eran un 13 por cientomenos propensos que los hombres menos activos a desarrollar uncáncer; las mujeres más activas tenían un 16 por ciento menosriesgo de padecer la enfermedad que las sedentarias.

Esa relación se mantuvo tras considerar varios factores,como la edad, el peso, el tabaquismo y el consumo calóricodiario de los participantes.

La actividad física se definió no sólo como todo ejerciciorealizado en períodos de ocio, sino también como la cantidad detiempo que los participantes solían dedicar a caminar y a haceresfuerzos físicos durante el trabajo fuera y dentro del hogar.

"Nuestros resultados sugieren que aumentar la actividadfísica diaria total, no sólo el ejercicio, ayudaría a prevenirel cáncer en los hombres y las mujeres japonesas", dijo Inoue aReuters Health.

El autor destacó también que la población japonesa esrelativamente delgada y que la relación entre la actividadfísica y la reducción del riesgo de cáncer era más débil entreel grupo de participantes con sobrepeso.

Existe la hipótesis de que el ejercicio ayudaría a prevenirel cáncer, en parte mediante el control de la grasa corporal.Pero la actividad física también provocó otros efectos que, enteoría, podrían evitar el cáncer, destacó el equipo.

Por ejemplo, el ejercicio puede estimular la actividad delsistema inmune, una de las defensas naturales del organismocontra el cáncer. Puede también alterar los niveles de ciertashormonas, incluidas las sexuales y los factores de crecimientosimilares a la insulina, que aceleran el crecimiento y ladiseminación tumoral.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, 15 de agosto del2008