Público
Público

Las elecciones dan oxígeno a un Rajoy ahogado por la corrupción

El líder del PP presume de su victoria en las europeas y en las gallegas frente al caso Gürtel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rajoy reconoce que 2009 ha sido 'un año muy duro'. Pero siente que gracias a las dificultades que ha tenido que afrontar se ha reafirmado su liderazgo. 'Ha sido una reválida en la que he superado la oposición interna', afirmó él mismo hace sólo unos días.

Sus colaboradores hacen balance de este curso y se ponen a sí mismos un 'notable'. Porque hace un año 'pocos tenían una visión optimista del futuro del partido y del líder' y hoy esa 'percepción y el estado de ánimo han cambiado'.

'Siempre juega a medio y largo plazo', dicen sus colaboradores

'Al final, para un partido lo importante son las elecciones y, en ese sentido, su cuenta de resultados es positiva. Rajoy ha salido bien parado', señala un diputado conservador que forma parte del sector crítico del PP.

Rajoy logró su primero respiro con la victoria de las gallegas. El líder del PP se implicó en la campaña y el 1 de marzo el marianismo, que peleaba por sacar pecho desde el Congreso de Valencia, logró alcanzar un triunfo inesperado. Al mismo tiempo, el PP en el País Vasco perdió fuelle. Pero Rajoy supo rentabilizar políticamente su respaldo a Patxi López como lehendakari. Con la victoria de las europeas, el pasado 7 de junio, llegaba su primer éxito a nivel nacional.

En todas las reuniones Rajoy exhibe machaconamente estas tres bazas. Son junto a las encuestas que le sitúan entre 3 y 5 puntos por encima del PSOE sus ases. Los que utiliza para que los suyos defiendan que ha cumplido 'sobradamente' con sus objetivos y los que le sirven también para refutar a los que le tachan de falta de control interno .

En el balance de este curso, el equipo de Rajoy se pone un 'notable'

Pero no todos piensan que su jefe de filas ha dado la talla. Para algunos la situación no es tan idílica. Advierten que ambos comicios se ganaron 'por los pelos' y creen que los sondeos no son tan espectaculares. 'La diferencia tendría que ser más amplia teniendo en cuenta la brutal crisis económica', es el comentario generalizado. Además, destacan que las estimaciones se vienen realizando en un período sin elecciones a la vista e insisten en que en la valoración de líderes Rajoy sigue sin despegar a pesar de la caída de Zapatero.

A todo esto se suma el caso Gürtel, un escándalo que estalló hace 10 meses con la investigación del juez Baltasar Garzón y que ha provocado 'inmensos disgustos' al PP. Muchos de sus miembros se han visto salpicados en Galicia, en la Comunidad Valenciana, en Madrid y en Castilla y León.

Algunos dirigentes del PP creen que su líder no ha dado la talla

La dirección nacional se afana en desterrar el fantasma de la financiación ilegal y Rajoy se lo toma con calma. Ese es su defecto y, según los que le rodean, su virtud. 'Su administración de los tiempos desespera. Pero si va acompañada de resultados, lo que era una debilidad se convierte en fortaleza. Es una persona que siempre juega a medio y largo plazo', describe su entorno. Desde este ámbito defienden su actuación y consideran satisfactoria su respuesta. Recuerdan que ha impulsado un nuevo código ético y un pacto contra la corrupción y afirman que ha echado a todos los cargos afectados.

Sin embargo para varios dirigentes su gestión es insuficiente porque la limpieza se ha hecho 'a medias'. Tiene un barón territorial, Francisco Camps, terriblemente tocado. También a un ex tesorero, Luis Bárcenas, que dejó su puesto pero sigue siendo senador. Y aunque Rajoy quitó a Gerardo Galeote de las listas electorales, sigue como asesor en asuntos europeos. Al igual que Jesús Sepúlveda quien dejó el Ayuntamiento de Pozuelo pero sigue prestando sus servicios en la sede nacional del partido.

Muchos temen que se levante el resto del secreto de sumario y no están convencidos de que la situación se resuelva denunciando escuchas ilegales o cargando contra los jueces. 'Rajoy no va a hacer nada diferente de lo que ha hecho hasta ahora. Y, a menos que le encarcelen a él, no le preocupa', bromean en el Congreso.

Los que trabajan con el líder del PP creen que, tras su último enfrentamiento con Esperanza Aguirre para que Rodrigo Rato presidiera Caja Madrid, ha quedado probado que 'no da su brazo a torcer'. Pero hay quien lo ve de otra forma: 'No termina de resolver el conflicto entre Aguirre y Gallardón y el espectáculo de la Caja fue lamentable...'

Una de las mayores personas de confianza de Rajoy cuenta que le ve 'fuerte'. 'Cuando has superado tres tormentas y el hombre del tiempo anuncia la cuarta, tú ya estás preparado y tienes a la tripulación, que al principio estaba histérica, más tranquila'.