Público
Público

Las eléctricas rechazan la oferta del gobierno para entrar en el capital del banco malo

Pidió a Endea e Iberdrola que destinaran cada una 10 millones a la entidad que gestionará los activos tóxicos del ladrillo, ante las dificultades para captar inversores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno sigue buscando inversores para el banco malo, sobre todo en el sector privado español, ante la reticencia del dinero extranjero. El Gobierno también ha ofrecido a las grandes compañías eléctricas entrar en el capital de la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb), por el efecto arrastre que su eventual participación tendría en los inversores y en otros sectores productivos, según fuentes empresariales. En concreto, el Ejecutivo ha propuesto a Endesa e Iberdrola entrar en el accionariado del llamado banco malo con una participación en efectivo de unos 10 millones de euros cada una.

El Gobierno ha fundamentado esta sugerencia en que ambas compañías disponen de un parque de activos inmobiliarios de importancia del que en su día se pueden plantear desprenderse, por lo que les convendría estar al tanto de la gestión de instrumente este nuevo agente inmobiliario que irrumpe en el mercado. Además, el equipo de Mariano Rajoy cree que por un ejercicio de responsabilidad con el país, las grandes empresas españolas deben cerrar filas con el Gobierno en un proyecto de esta magnitud, cuya creación forma parte de los compromisos establecidos en el Memorandum of Understanding (MoU) suscrito con Bruselas a cambio de la ayuda de 41.000 millones de euros a las entidades financieras españolas con problemas.

Las eléctricas han agradecido la deferencia del Gobierno de invitarles a formar parte de la Sareb, pero por el momento han declinado el ofrecimiento, según las mismas fuentes. Las compañías agradecerían al Gobierno 'mayor sensibilidad' en otros temas de vital importancia para ellas, como en lo relativo a la reforma eléctrica, y consideran que las enmiendas que el PP ha presentado en el Senado a la fiscalidad del sector suponen un nuevo 'castigo' a las eléctricas, el tercero en lo que va de año. En concreto, Unesa, la patronal del sector, ha lamentado que las eléctricas 'no parezcan una prioridad' para el Ejecutivo, pese a los 3.000 millones anuales que invierten en el país, a sus 50.000 empleos directos y sus 100.000 empleos indirectos.

El Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos ya ha arrancado el compromiso de Santander, La Caixa, Sabadell, Bankinter y Kutxabank para participar en la Sareb. Con la duda de si BBVA finalmente seguirá a las grandes entidades del país, las principales aseguradoras que operan en España (Mapfre, AXA, Mutua Madrileña y Catalana Occidente) se han sumado al proyecto del banco malo. Así pues, la sociedad que gestionará desde diciembre los activos tóxicos de la banca nacionalizada podría añadir como accionistas a otras empresas de sector importantes. Mientras, fuentes del BBVA han indicado que la entidad presidida por Francisco González, quien en un principio garantizó su entrada en la Sareb 'por el bien del país', continúa 'analizando' esta posibilidad.

El Gobierno calcula que la Sareb debe contar con unos 2.200 millones de euros procedentes de inversores privados en una primera fase de desarrollo. Ahora bien, desde Economía se precisa que la exigencia de unos recursos propios del 8% no tiene carácter normativo, por lo que la cifra inicial podría rebajarse.

En cualquier caso, la cantidad tendrá que estar lista antes de la transferencia de activos de las nacionalizadas, que se materializará antes del 31 de diciembre. Dentro del capital privado, el Gobierno estima que los inversores extranjeros aportarán cerca del 10%, lo que supone unos 500 millones de euros.