Público
Público

Elongar antes de correr no modifica el riesgo de lesionarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Fran Lowry

No hay diferencia si unapersona elonga o no antes de correr porque la elongación nomodificará el riesgo de sufrir una lesión, según los resultadosde un estudio presentado en la reunión anual de la AcademiaEstadounidense de Cirujanos ortopédicos.

"Existe una gran controversia sobre esto. Algunos insisten enque hay que elongar y otros dicen que no, y cada vez que trato deanalizar un estudio sobre ese tema encuentro que los autoresextrapolaron los resultados de gimnastas, luchadores, jugadoresde fútbol u otros atletas, y nada relacionado con correr", dijoel doctor Daniel Pereles, de la George Washington University.

"Quería saber si el estiramiento antes de correr seríabeneficioso para los corredores recreativos como yo", agregó.

El equipo de Pereles realizó un ensayo prospectivo yrandomizado con 2.729 voluntarios convocados online. Todos eranmayores de 13 años y corrían por lo menos 16 kilómetros porsemana.

Durante tres meses, los corredores de uno de los gruposelongaron los cuádriceps, los músculos isquiotibiales, losgemelos y el tendón de Aquiles durante 3 a 5 minutosinmediatamente antes de correr. Los corredores del segundo grupocorrieron a su manera. Todos los participantes mantuvieron elresto de sus rutinas.

Ninguno, según informaron, tenía lesiones, definidas comoproblemas que impiden correr por lo menos una semana.

El equipo halló una tasa de lesiones del 16 por ciento enambos grupos. Los principales factores de riesgo de lesión fueronhaber sufrido una lesión crónica pasada o reciente (en losúltimos cuatro meses) y tener un elevado índice de masacorporal.

Es más: los corredores voluntarios se dieron cuenta de quecomenzar, o abandonar, un plan de elongación previo a correr eramás peligroso que seguir con la rutina habitual.

Los que siempre elongaban, pero al azar se los incluyó en elgrupo que no tenía que elongar, tuvieron un 40 por ciento másriesgo de sufrir una lesión, mientras que los que no elongabanantes del estudio y, al azar, tuvieron que empezar a hacerlo,tuvieron un 30 por ciento más riesgo de sufrir una lesión.

Las lesiones más comunes fueron los desgarros en la ingle ylas lesiones en los pies, los tobillos y las rodillas.

No hubo una diferencia significativa entre las tasas delesiones de los grupos de corredores que elongaban y los que noen cuanto a una determinada ubicación de las lesiones odiagnóstico.

"Es muy raro y no sé qué hacer con estos resultados. Uno seacostumbra a la rutina personal y, si la cambia, es más propensoa sufrir una lesión. Y la tasa de lesiones fue bastante alta engeneral: uno de cada seis participantes, de modo que correr es undeporte duro", dijo Pereles.