Público
Público

El embajador israelí pide que no condenen a su país hasta acabar la investigación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El embajador israelí en España, Rafael Schultz, ha considerado hoy que antes de condenar a su país por la acción militar contra una flotilla humanitaria en Gaza, que ha calificado de proporcionada, se debe esperar a los resultados de la investigación que llevará a cabo Israel.

"Podemos perfectamente conducir una investigación independiente dentro de Israel" como cualquier otro país democrático, ha asegurado en declaraciones a Telemadrid el embajador.

Schultz ha defendido la legalidad de la acción llevada ayer a cabo por el ejército israelí, que dejó nueve muertos tras el asalto a los seis barcos que formaban la denominada "Flotilla de la Libertad".

El embajador ha sostenido que el objetivo de esta flotilla no era llevar ayuda humanitaria sino romper el bloqueo naval de Gaza.

Preguntado por la situación de los tres españoles que se encontraban a bordo de los barcos atacados, el diplomático ha explicado que tras registrar ayer a las 750 personas que formaban parte de la flotilla, proceso que acabó anoche, fueron trasladados a Beer Sheva.

El embajador se ha mostrado convencido de que la acción del ejército israelí ha estado "en un cien por cien" dentro de la legalidad internacional y ha sostenido que ésta establece que cuando existe un bloqueo naval y hay una clara intención de violarlo hay posibilidad de que el país pueda actuar fuera de sus aguas jurisdiccionales.

También ha confirmado que Israel no dejará pasar a Gaza al navío irlandés "Rachel Corrie", que es esperado entre hoy y mañana, y que también lleva ayuda humanitaria para la población de la franja, y ha dicho que se le ofrecerá atracar en un puerto israelí para, desde allí, posibilitar el traslado de la carga por tierra.

"Ni este barco ni otro van a romper el bloqueo marítimo", que va a seguir "intacto", ha aseverado Schultz.

El embajador ha explicado la reunión que mantuvo ayer con representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores español, encuentro que, ha dicho, fue "amable y cordial", aunque ha reconocido que existieron puntos de desacuerdo.